Francisco recibió su anillo y el palio y ya ejerce su papado

Compartir

En el Día de San José asumió la conducción de la Iglesia

Sigue usando sus zapatos gastados, pagó la cuenta del hotel, dijo que desea una Iglesia pobre y para los pobres, pero desde ahora el papa Francisco ya no puede sustraerse a la solemnidad con que el Vaticano reviste las grandes ocasiones. Jorge Mario Bergoglio recibió el anillo del Pesacador,  símbolo de su poder, en presencia de una impresionante representación de jefes de Estado y de Gobierno. Más de 130 delegaciones oficiales asisten en Roma a la misa de inicio de Pontificado, que se inicia con un rezo ante la tumba de San Pedro, en la cripta de la basílica vaticana. Francisco estará acompañado por los patriarcas y arzobispos mayores de las iglesias católicas de rito oriental.

Es un día cargado de símbolos. El primero es que, antes de la misa, muy de mañana, el Papa que llegó del fin del mundo – así se presentó ante los fieles la noche de su elección -ha recorrido en un jeep la plaza de San Pedro y las calles adyacentes. Solo después de saludar a los fieles, entrará en la basílica para colocarse las vestiduras litúrgicas y comenzar la celebración.

Será el cardenal francés Jean Louis Tauran –el mismo que anunció el pasado día 13 que la Iglesia ya tiene Papa— quien coloque sobre sus hombros el palio, una estola de 2,6 metros de largo tejida con lana de oveja y cordero que simboliza al Salvador cargando sobre sus hombros a la oveja descarriada. Y al cardenal Angelo Sodano, decano del colegio cardenalicio, quien le entregó el anillo del Pescador, símbolo del poder del Pontífice, que tendrá que llevarlo hasta su muerte o renuncia y que después será inutilizado. El anillo tiene una imagen de Pedro con las llaves y las redes para pescar. Más tarde, seis cardenales le mostraron obediencia en nombre de los 207 que forman el colegio cardenalicio y 500 sacerdotes darán la comunión.

Entre la nutrida representación internacional destacan los mandatarios latinoamericanos. Y, entre ellos, la presidenta argentina, Cristina Férnández, que ayer compartió un almuzo privado  con Jorge Mario Bergoglio en el Vaticano. Además, se encuentran en Roma los presidentes de México, Chile, Brasil y Panamá. También los príncipes de Asturias y el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, con tres de sus ministros.

Papa Francisco Anillo