domingo, septiembre 19, 2021

A 40 años del Triunfo de los Sueños

Hoy 11 de marzo de 2013 se cumplen 40 años de la victoria electoral del FREJULI, Frente Justicialista de Liberación con Héctor J. Cámporacomo candidato a presidente de la Nación. Un momento breve pero intenso en la historia política argentina que se conoce como “La Primavera Camporista” donde confluyen los ideales de la “Resistencia Peronista”con los ideales de la “Tendencia Revolucionaria” para dar forma a un nuevo paradigma: el paradigma contestatario.
Un modelo político que es una alquimia compleja entre los hijos de los obreros de aquella resistencia post ’55 con la influencia de los nuevos ideales revolucionarios de la Revolución cubana y el Mayo Francés, y un movimiento popular tradicional, como el peronismo; de ahí el nombre de Frente Justicialista de Liberación, que presuponía un carácter antiimperialista y revolucionario.
Héctor Cámpora expresaba, tal vez, como nadie ese paradigma al desarrollar en pocos meses políticas populares que lo llevaron a imaginar a jóvenes Montoneros trabajando junto a los soldados en las inundaciones que afectaron nuestra zona en lo que se denominó el “Operativo Dorrego”, liberó a los presos políticos, derogó las leyes represivas, el fuero “antisubversivo”, el Departamento de Informaciones Antidemocráticas y quemó sus archivos, llamó al Pacto Social, democratizó las universidades, devolvió el grado y el uniforme a Perón, se reanudaron las relaciones diplomáticas con Cuba –que estaba expulsada de la OEA– y con Vietnam, aumentó salarios, congeló el precio de los alimentos, diseñó una paritaria bianual donde los trabajadores tendrían una participación del 48% de la renta nacional, anunció un plan de viviendas, reguló el mercado de carnes para asegurar el abastecimiento interno, anuló beneficios de promoción industrial a empresas transnacionales, intervino YCF, YPF, OSN, Gas, Correos y Teléfonos, Ferrocarriles y Subterráneos, Elma y Administración General de Puertos, aumentó los impuestos al patrimonio neto, eximió de tributos a los fabricantes de calzado y textiles, y suspendió los juicios de desalojo en los arrendamientos rurales.
Todo esto en apenas 49 días de gobierno. Una primavera. Un sueño.
Luego vino su más preciado valor: la lealtad. La renuncia a la presidencia y la posibilidad de que Perón hegemonizara aquellos sueños y voluntades. No pudo ser.
Sin embargo, nosotros, los nietos de la Resistencia, los hijos de los sobrevivientes de aquella Primavera y los jóvenes militantes que hoy forman la “militancia”, en otra compleja alquimia continuamos ese paradigma contestatario, ahora liderado por Cristina. Y vaya si no es contestatario que volvimos a pensar en FUTURO cuando el frío y largo invierno que nos impuso el neoliberalismo nos lo había quitado.
Mi recuerdo a ese hombre que supo encarnar los sueños de los que ya no están, el “tío” Héctor J. Cámpora.Campora - Solano Lima
 

* Referente Kolina 9 de Julio

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas noticias