La falta de agua sigue preocupando a los vecinos

La falta de agua en las casas de familia durante varias horas al día es un “paisaje” renovado de cada verano y perece ser que la gente se resigna si bien manifiesta su preocupación.

El derroche es uno de los temas que convierte en culpable al vecino-usuario.

Mientras ABSA sigue avanzando con las obras surgidas después de la movilización de “9 de Julio, Todos por el Agua”, no ha dado explicaciones a la ciudadanía sobre la carencia del líquido en la red domiciliaria.

Las deficiencias en la prestación durante los días más calurosos y especialmente durante la tarde, provocan serios inconvenientes a los vecinos.

El agua, que debería surgir de las canillas con normalidad y tener la suficiente presión para llenar los tanques de las viviendas, llega a cuentagotas, impidiendo satisfacer las distintas necesidades.

La poca o nula presión en determinadas horas de cada día,  – conforme supo Cadena Nueve – es la excusa perfecta a la que se suma el Jefe Comunal para que los regadores no salgan a responder a los reclamos de los vecinos de los barrios con calles de tierra. A ello agrega que la falta de presupuesto es otra razón para no regar. Un funcionario  comunal le habría respondido a un Concejal K sobre el reciente reclamo que los Ediles hicieron solicitando a Walter Battistella para que autorice el paso de los regadores en las polvorientas arterias de la ciudad y localidades del distrito. El final de esa conversación fue cuando el representante del pueblo le recordó que eso no impedimento y espetó “cuanto se gastó en el “circo” de la Doble Bragado”?.

Lo concreto es que, como muchos veranos desde hace tiempo,  falta de presión es un tema histórico, que se repite cada temporada estival desde el inicio de las jornadas calurosas, y el servicio se resiente diariamente en distintos barrios.

El agua, que debería surgir de las canillas con normalidad y tener la suficiente presión para llenar los tanques de las viviendas, llega con cuentagotas, impidiendo satisfacer las distintas necesidades.

Tampoco se observa un control el consumo y multar a los vecinos que malgastaran el agua en tareas como el lavado de autos o veredas, fuera de los días y horarios permitidos.

Lo concreto es que la falta de agua en horas pico y por muchas horas del día es una constante sin solución a la vista.

En otro orden, desde la ONG que lucha por la calidad y mejora del servicio se realizan las notificaciones a los usuarios que realizaron acciones de amparo a los fines de recibir por parte de ABSA el líquido en sus viviendas.