Se previene para evitar el consumo de alimentos infectados

Compartir

Lo hizo en un comunicado la Dirección General de Bromatología

Ante la posibilidad de ingerir alimentos infectados por agentes contaminantes, la  Dirección General de Bromatología de la Municipalidad de 9 de Julio aconseja algunos cuidados a tener en cuenta para prevenir la aparición de Enfermedades Transmitidas por los Alimentos (ETA).

El organismo hace referencia que se debe consumir agua y alimentos seguros; lavar las manos antes de comer y cocinar alimentos y materiales que se utilizan para prepararlos; separar la carne, pollo y pescado crudos del resto de los alimentos cocidos y/o que se consumen crudos; cocinar los alimentos completamente; mantener los alimentos a temperaturas seguras bien fríos a menos de 5ºC o bien calientes a más de 60ºC.  Estas recomendaciones son las que la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha desarrollado como claves de la Inocuidad de los Alimentos.

Es de señalar que las Enfermedades Transmitidas por los Alimentos – ETA – son aquellas que se originan por la ingestión de alimentos infectados con agentes contaminantes en cantidades suficientes para afectar la salud del consumidor. Sean sólidos naturales, preparados, o bebidas simples como el agua, los alimentos pueden originar dolencias provocadas por patógenos, tales como bacterias, virus, hongos, parásitos o componentes químicos, que se encuentran en su interior.

Un brote de ETA sucede cuando dos o más personas sufren una enfermedad similar, después de ingerir un mismo alimento, y los análisis epidemiológicos o de laboratorio lo señalan como el origen de ese malestar. Mientras que un caso de ETA se produce cuando una sola persona se ha enfermado después del consumo de alimentos contaminados, según lo hayan determinado los análisis epidemiológicos o de laboratorio.

Los síntomas varían -entre los diversos factores que pueden incidir- de acuerdo al tipo de contaminación, así como también según la cantidad del alimento contaminado consumido. Los signos más comunes son diarreas y vómitos, pero también se pueden presentar: dolores abdominales, dolor de cabeza, fiebre, síntomas neurológicos, visión doble, ojos hinchados, dificultades renales, etc. Además, ciertas enfermedades transmitidas por alimentos pueden llevar a una enfermedad de largo plazo. Por ejemplo, la Escherichia coli 0157:H7 puede provocar fallas en el riñón en niños y bebés, la Salmonella puede provocar artritis y serias infecciones, y la Listeria Monocytogenes puede generar meningitis, o un aborto en las mujeres embarazadas.