Las plagas no toman descanso pese a las inundaciones

Compartir

Se avanza en el control de las cotorras

A pesar del anegamiento hídrico en el distrito de 9 de Julio la Comisión de Lucha contra  Plagas sigue con su labor de control.

Ernesto Pechuan coordinador de la tarea señalo que las dos principales plagas que existen en 9 de Julio y contra las que se esta luchando son: Acacia Negra y Cotorra.

El vocero de la Comisión de Plagas informo que al no contar aun con “cotorreros” propios, esto hace mas difícil la lucha. Hasta el momento se cuenta con los servicios de una empresa  habilitada por el Ministerio de Asuntos Agrarios de Buenos Aires. No obstante adelanto que se capacitara personas para que sean permanentes en todo el partido de 9 de Julio, aseguro.

Control de Cotorras

Pechuan señalo que la modalidad de llegar a los nidos de cotorras es por rastreo y por denuncia del propio productor y se controlo hasta el mes de octubre, 2.492 nidos. Y en el mes de diciembre se recomienza nuevamente la tarea. En esta campaña cubrió los cuarteles XIII, II, VI y el cuartel  V de manera parcial

Pero aseguro que la tarea este año ha sido lenta, debido al anegamiento hídrico, que ha hecho imposible llegar a algunos establecimientos, reconoció. Con lo cual –dijo- aun nos quedan denuncias por atender.

Acacia negra

Por su parte el control de la Acacia Negra, indicó, esta es la época de su pulverización o corte ya que es visible su hoja y es mucho más rápido, ya que se las localiza a la vera de los caminos. El área hoy cuenta con 4 cuadrillas de trabajo, que accionaron en los cuarteles IV, X, IX

El impedimento

Por ultimo Ernesto Pechuan aseguro que la cotorra es la plaga de mayor dificultad en controlar, ya que el principal impedimento es tranqueras cerradas y contamos con distritos vecinos que no tienen Comisión de Lucha contra las Plagas, con lo cual la vuelta de estas aves es propicio en cualquier momento del año, informo.

Finalmente confirmo que hay un mapa confeccionado con la existencia de nidos y solicito a productores que denuncien la existencia de nidos propios de campos vecinos.