Se obligará a comerciantes a cobrar con tarjetas de crédito y debito

A poco más de dos meses de su presentación, el proyecto de ley que establece que todos los comercios de la provincia tengan, obligatoriamente, los elementos necesarios para que sus clientes paguen, si quieren, con tarjetas de débito o crédito, sería tratado por el Senado bonaerense en la sesión del jueves 13 de diciembre.

Según trascendió, el oficialismo intentará que el proyecto sea acompañado por todos los senadores, para así lograr su aprobación y poder ponerlo a disposición de los diputados a la brevedad. En la previa, varios bloques opositores ya anticiparon su respaldo.

El proyecto dispone que todos los locales comerciales cuenten con el sistema de terminales electrónicas de ventas conocido como “posnet”, mediante el que se acreditan los pagos de los clientes realizados a través de tarjetas, ya sean de débito o de crédito. La obligatoriedad alcanzará a todos los comercios mayoristas y minoristas, y de todos los rubros.

La ley tiene un doble objetivo. Por un lado, evita la evasión fiscal, ya que obliga a todos los comercios a pagar los impuestos; y por el otro como factor preventivo para la inseguridad, ya que el cliente no deberá contar necesariamente con dinero en efectivo para pagar lo que haya adquirido.

Al respecto, el senador del FpV/PJ, Gustavo Oliva, autor del proyecto, explicó que según estimaciones, alrededor de 9 mil millones de pesos se evaden anualmente en la provincia por el no registro de consumos. “Muchos negocios dicen que no trabajan con tarjetas y lo hacen para evadir el pago de gravámenes”, explicó el legislador, quien agregó que hay una “altísima evasión en locales del rubro gastronómico”.

“Cuando uno va a un mercado, paga y el comerciante no le entrega un ticket, se está quedando con el 3,5% de Ingresos Brutos más el 21% de IVA. Por ejemplo, si uno va a comer y gasta $120, $28 le corresponden a toda la sociedad para caminos, rutas, hospitales, lo que fuera. Pero si el ciudadano lo toma y no lo devuelve, estamos ante un delito”, aseguró el legislador.

Según Oliva, la ley tardaría un año en implementarse, y “se intentará que ningún servicio de escape, tales como las Estaciones de Servicio, o una transacción más importante como la compra de un automóvil o un inmueble”.

En lo que respecta a la inseguridad, el senador oficialista afirmó que de esta manera “se evitarían una importante cantidad de asaltos, ya que el consumidor no trasladaría la cantidad de dinero que tiene que utilizar para realizar las transacciones; y los comerciantes no contarían tampoco con altos volúmenes de dinero, por lo que se evitarían varios robos en los comercios también”.