A la derecha del ex- Diputado Cavallari, ¿La Pared?

Compartir

Escribe Fernando Cicarelli para Kolina 9 de Julio

Hace unos días atrás nos manifestábamos sobre algunas acciones que llevaban a cabo los jóvenes de la UCR de 9 de Julio, partido que tiene a su cargo el ejecutivo municipal, y a los cuales pedíamos  un retorno a sus raíces populares, algo que parece ser no están dispuestos a hacer. Decimos esto porque leyendo hoy la nota del diputado provincial Juan José Cavallari (UCR) donde reivindica los cacerolazos del 13 de septiembre como una “manifestación” de la clase media e intentando realizar una clase magistral de sociología sobre el “Populismo”, un derroche intelectualoide que intenta justificar su desprecio por los sectores populares (concepto que no aparece mucho en la nota); y sobre el cual nos permitimos subrayarle algunas cosas: El populismo es el proceso por el cual los sectores pasivos se incorporan activamente a la vida pública y el Estado populista o de Bienestar o como dice Sygmunt Bauman, el Estado Social, actúa como un árbitro externo  a las relaciones de producción, es decir, garantiza que la transferencia de riquezas  hacia los sectores dominantes no se realicen desde los obreros (pauperización del empleo, rebajas de salarios, leyes de flexibilización, etc), algo que seguramente recuerda porque su partido en el ejercicio del ejecutivo nacional llevó adelante la famosa y delictuosa “Ley Banelco.

Pero más allá de esto, queremos interpelar su mirada de la clase media, a la que atribuye un nivel de descontento –con rasgos desestabilizantes- que no se condice con la realidad y la que parece  más una mirada producto de la influencia de los monopolios mediáticos (seguramente esto explica por qué el municipio de 9 de Julio no ha realizado aún un pedido para la instalación de TDA, televisión digital abierta en la ciudad) que una preocupación real sobre los problemas de ese sector. Es más, las protestas del 13 de septiembre hablaban de viajar al exterior, de no pagar impuestos, de comprar dólares, y los más grave manifestaban una violencia inusitada sobre la figura de la Presidenta, que abiertamente tenían una carga violenta de género –algo que sí es un problema de la clase media y por la cual mueren muchas mujeres en nuestro país-, además esa “marcha pacífica” a la que se refiere tenía pancartas nazis (le sugerimos algunas lecturas de historia al respecto), slogans que hablaban de muerte violenta de los miembros del gobierno e insultos de género, entre otros improperios.

Luego de esta humilde y respetuosa interpelación quisiéramos explicarle que la movilidad social está dada por los sectores populares y no por la clase media, ya que a ésta le toca la parte más difícil que es ascender a los estratos más altos. Sin embargo, los sectores populares (si se les ofrecen las condiciones) pueden hacerlo hacia la clase media, por ejemplo, la AUH, la posibilidad de completar su trayectoria escolar, posibilidad de alcanzar un trayectoria laboral con la creación de empleo, la construcción de viviendas, la ampliación de los servicios públicos domiciliarios, etc, son claros ejemplos de esta movilidad; seguramente esto último no lo comprende mucho, ya que su partido desde el ejecutivo municipal no ha ampliado las redes de gas en barrios como ciudad nueva, no ha realizado asfalto en barrios periféricos y no ha llevado adelante planes de vivienda. Y sobre este punto vamos a hacer una mención especial a los emprendimientos inmobiliarios –violando el código de planeamiento urbano de 9 de Julio- que demuestran una apropiación desigual del espacio, ya que se elevaron los precios del mercado inmobiliario para que esa clase media  -que tanto parece importarle pero no conoce- no pueda acceder a una vivienda digna y quede presa de ese mercado inmobiliario que impone un precio a los alquileres.

Sin embargo, “el gobierno populista” de Cristina Fernández ha lanzado un plan de créditos para la vivienda, PROCREAR, adaptado a las distintas necesidades de la clase media –porque sabe diputado Cavallari, no se pertenece a la clase media si no se es propietario-, sector que se ve que no piensa como ud. porque a pesar  de no ser “oficialista” confía en este Estado; ¿sabe por qué? Porque el Estado confía en ella y no la somete a la humillación que la sometía la banca privada diciéndole Ud. no califica.

Esperamos no incomodarlo sugiriéndole más lecturas o que salga a la calle de su ciudad para ver la realidad y deje de mirar tanta televisión porque ud, representa a todos y no a los medios del monopolio mediático Clarín,  por lo que le sugerimos algunas tareas: realice el pedido de la Televisión Digital Abierta porque eso posibilita que muchos habitantes del partido de 9 de Julio puedan tener una televisión gratuita; busque terrenos municipales, provinciales o nacionales y destínelos al plan PROCREAR; amplíen la red de servicios públicos domiciliarios porque eso amplia derechos.
Y al igual que hace unos días apelamos a una frase que caracteriza a nuestro sector político “El amor derrota al odio” para sugerirle que se enamore del cargo de diputado por el cual nos representa a todos.