Piden la emergencia nacional en las zonas inundadas

El diputado nacional Juan Francisco Casañas (UCR -Tucumán) presentó un proyecto para que se otorgue la emergencia nacional a las áreas bonaerenses afectadas por las inundaciones, entre las que se encuentran Bolívar, Carlos Casares, Hipólito Yrigoyen, Lincoln, 9 de Julio, Olavarría, Rivadavia, Púan, Bahía Blanca, Coronel Rosales, Pehuajó, General Viamonte, Tejedor, Villarino, Patagones, General Villegas y General Alvear. “Necesitamos que la Nación de una respuesta a los problemas de estos productores, con beneficios impositivos como los contemplados en la Ley de Emergencia nacional y ayuda crediticia efectiva para que los productores puedan reinsertarse”, destacó Casañas.

Asimismo, Casañas lamentó que el Fondo de Infraestructura Hídrica, que recaudó 7216 millones de pesos desde 2002, no se esté destinando a obras de infraestructura tendientes a frenar los desbordes de agua. “De los 4 millones de este fondo invertidos en centros urbanos en 2006, se pasó a derivar 250 millones en 2007, un año electoral, para centros urbanos. En 2009, otro año electoral, se derivaron 440 millones a centros como La Matanza, Florencio Varela y Quilmes. No está mal que se hagan obras en el conurbano, pero el objetivo claro del Fondo Hídrico es hacer obras para prevenir desastres como el ocurrido este año en la provincia de Buenos Aires. El Fondo Hídrico debe ser para prevenir inundaciones, no para fines electorales”, destacó.

También lamentó el atraso en las obras del Plan Maestro del Salado que, en 2001, estaban presupuestadas en 1800 millones, una cifra que por el atraso del plan y la inflación sólo puede financiar hoy una de las cuatro etapas del plan. “Actualmente está en ejecución el tramo 3 del Plan Maestro, pero entre 2006 y 2008 se paralizó totalmente. Si hubiéramos hecho esas obras a tiempo, en los plazos estipulados, no sólo nos hubiera costado la cuarta parte de lo que cuesta ahora sino que no hubiéramos tenido la pérdida de 4500 millones de pesos que Carbap calculó por estas últimas inundaciones”, destacó Casañas.

El desvío del Fondo Hídrico fue posible gracias al cambio que se introdujo desde el Gobierno en 2006, cambiando la Tasa de Infraestructura Hídrica por un impuesto, quitando, con esa acción, especificidad al destino de los fondos.

Esta no es la primera formulación
de declaración de emergencia nacional hecho por Casañas, que a lo largo de 2012 hizo reiterados pedidos de homologación de las emergencias provinciales por la sequía que afectó al campo en buena parte del territorio nacional a principios de este año.