martes, septiembre 21, 2021

Jesús Blanco es Ciudadano Ilustre “Post Morten” bonaerense

La Legislatura bonaerense aprobó pasado este mediodía  un Proyecto presentado por el ex-Intendente de Chacabuco y  Diputado Provincial, Dario Golía  Declarando Ciudadano Iluistre a Jesus Abel Blanco. El acto contó con legisladores de ambas cámaras y se resaltó la trayectora del político nuevejuliense. La votación que ahora pasa a la Cámara alta, fue unánime por parte de los Diputados que asistieron al recinto.
Además del Presidente del Partido Justicialista Horacio Delgado viajaron a La Plata  el Secretario general de la Unidad Básica Juan Domingo Perón y los Concejales del Bloque Frente para la Victoria K.
Por su parte, la  Señora Alicia Isturiz Viuda de Blanco no asistió ya que se recupera de una reciente operación en la vista y debe guardar reposo estricto. En tanto, sus hijas que están en el sur tampoco pudieron concurrir, y si lo hicieron en representación familiar sus nietos y nietas.
Proyecto de Ley dice textualmente:
El Senado y la Cámara de Diputados de la Provincia de Buenos Aires sancionan con fuerza de

LEY

Artículo 1°:  Declárase Ciudadano Ilustre -post mortem- de la provincia de Buenos Aires a D. Jesús Abel Blanco (1926-2008), por la importancia de los servicios prestados ala Patria durante su vida política como dirigente municipal, líder sindical y legislador nacional.

  Artículo 2°: Comuníquese al Poder Ejecutivo.
El ex-intendente de 9 de Julio, fallecido hace 4 años había nacido el 20 de Agosto de 1926. Tuvo amplia militancia y reconocimiento enorme en todo el partido a través de las distintas funciones que desempeñó, ya sea como Legislador nacional y provincial y dirigente gremial en el Sindicato de Luz y Fuerza.
En los aspectos que fundamentaron las exposiciones de los aradores , especialmente el político chacabuquense, autor de la iniciativa, Dario Golia, se resaltan que “El 8 de abril de 2012 conmemoramos cuatro años de la desaparición física de don Jesús Blanco, un ejemplo de valores y principios en su vida familiar, sus relaciones comunitarias y su trabajo político, tanto como dirigente sindical, intendente municipal como legislador nacional”.
No podemos olvidar su rol decisivo en el tratamiento como presidente de la Comisión de Energía y Combustibles de la Cámara de Diputados de la Nación, en el proyecto de ley de creación de la Empresa Argentina de Energía SA, finalmente Energía Argentina SA (Enarsa).
“Lo que digo es que con la creación de Enarsa tenemos la convicción de que debemos ponernos al servicio de la Nación. Cuando existe sentimiento de fuerza y coraje, todo saldrá adelante. Acá no hay lugar para los temerosos. Los temerosos nunca van a encontrar el amanecer, porque seguramente se van a perder en la oscuridad”.
El párrafo precedente, expresado en esas circunstancias, lo marca con claridad. No fue un temeroso y marchó durante toda su vida en busca de un amanecer para la comunidad toda, defendiendo su ideario peronista pero abierto a las opiniones de aquellos que compartían ese proyecto de bien común.
Leer su intervención del 6 de octubre de 2004 fundamentando la creación de la nueva hidrocarburífera estatal sirve para entender en profundidad su pensamiento en el que convergen su anhelo de que los recursos estratégicos del país se encuentren en manos argentinas y su expectativa de que el manejo de lo público sea desempeñado por “hombres sabios y virtuosos”.
Por ello en el dictamen de Comisión se introdujeron cambios respecto del proyecto original, incluyendo sugerencias de la oposición, a los efectos de generar “transparencia y competencia, propiedad nacional garantizada y controles por parte de los organismos estatales”, siempre en busca de la virtud.
Don Jesús Abel Blanco había nacido el 20 de agosto de 1926 en la ciudad de Nueve de Julio, Provincia de Buenos Aires. Hijo de un asturiano y una zamorana, trabajó desde sus tiempos de alumno de primaria en tareas rurales.
A los 13 años comenzó a trabajar como lava copas en el Hotel Central y simultáneamente estudiaba dactilografía en una escuela privada de Nueve de Julio. Un año más tarde ingresó en el estudio jurídico “De la Plaza” para desempeñar tareas como auxiliar de escribanía.
Entre 1943 y 1945, en el turno vespertino, concurrió a las clases que se dictaban en las Escuelas Argentinas de Educación Profesional obteniendo el título de Tenedor de Libros. En 1968 se recibió de Perito Mercantil, en la Escuela Nacional de Comercio, después de rendir sesenta y tres asignaturas, en forma libre. En 1969 ingresó a la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires, iniciando la carrera de abogacía, estudios que debió suspender en 1973 tras haber sido electo intendente municipal de Nueve de Julio.
A comienzos de 1946, Jesús Blanco, fue convocado para desempeñarse como auxiliar del Agente Fiscalizador de la ex-concesionaria del servicio eléctrico local, Compañía de Electricidad del Sud Argentino, con motivo de una investigación dispuesta por la municipalidad.
Ese año, el 23 de septiembre, recién cumplida la edad de 20 años, era llamado por Germán H. Camou, Comisionado Municipal, para ocupar el cargo de Secretario Adscrito del Departamento Ejecutivo. Esta función  las prosiguió junto a los Comisionados que sucedieron, doctores Armando Doménech y Victorio Piccinalli.
El 1º de mayo de 1948, el Intendente Municipal, Mario B. Castro, lo designó Subsecretario de Gobierno.
En 1952, se incorporó definitivamente a la Usina Eléctrica Popular “Mariano Moreno” en la que venía desarrollando tareas provisorias desde agosto del año anterior. En marzo de 1990, después de 45 años de servicios, dejaba la cooperativa para acogerse a los beneficios de la jubilación.
Entre 1950 y 1952, fue Secretario General del Sindicato de Obreros y Empleados Municipales de Nueve de Julio.
Su carrera sindical, lo llevo a desempeñar distintos cargos en la Federación de Luz y Fuerza. En el Sindicato de Luz y Fuerza Seccional Mercedes se desempeño entre 1956 y 1960 como miembro de la Comisión Directiva, entre 1960 y 1962 como Secretario Seccional y, entre 1963 y 1965, como Secretario General. Por el período 1967- 1968 fue Subsecretario General de la Federación Argentina de Luz y Fuerza (FATLYF) y un año después, Presidente de la Comisión Provisoria de la Central Interamericana de Trabajadores de Luz y Fuerza (CITLYF).
Siendo dirigente sindical, fue – entre 1963 y 1972 – miembro del Comité Central
Confederal de la Confederación General del Trabajo (CGT) y Delegado de
CITLYF, ante los Congresos y Consejos Consultivos de la I.C.T., realizados en Santo Domingo (República Dominicana) y en Cuernavaca (México).
En los institutos de formación social y capacitación sindical de FATLYF, y en el Seminario para Dirigentes Latinoamericanos de Trabajadores de Energía Eléctrica (organizado por el sindicato de Luz y Fuerza), fue profesor de Historia del Movimiento Obrero Argentino y Conducción Sindical.
La militancia justicialista, a partir de 1960, lo llevo a desempeñar varios cargos partidarios. Entre 1964 y 1966, fue elegido Presidente del Consejo del Partido Justicialista de Nueve  de Julio; cargo que volvió a desempeñar, en los períodos 1971-1973 y 1983-1985. Entre 1986 y 1988 fue Secretario de Organización del partido, en la Provincia de Buenos Aires. Por esos años, participó del Seminario sobre Política Internacional, promovido por la ADCA, en Caracas, Venezuela.
Integró el Consejo Nacional del partido, entre 1988 y 1991. Desde 1996, volvió a la dirigencia provincial partidaria. Primero, como Secretario General; y luego en calidad de Secretario de Relaciones Institucionales.
Tuvo un notable desempeño en la vida política de Nueve de Julio. El 18 de marzo de 1962 fue elegido Intendente Municipal, pero al ser derrocado el doctor Frondizi, los actos electorales fueron anulados, y no pudo asumir la jefatura comunal. Tras un breve período en el Consejo Deliberante, que finalizó por el golpe militar del General Onganía,  Jesús Blanco, fue electo nuevamente Intendente en 1973. Aunque su mandato debía concluir en 1977, el 24 de marzo de 1976 terminó, con el advenimiento del llamado “Proceso de Reorganización Nacional”.
En 1991, el voto popular volvió a llamarlo para el ejercicio de la Intendencia Municipal. A esta, siguieron dos nuevas reelecciones, para los ciclos de 1995-1999 y 1999-2003.
En cada uno de esas instancias, en que debió presidir el departamento ejecutivo municipal, procuró crear un espacio de integración de todos los sectores de la comunidad. Gestiones progresistas, donde se concedió participación, integrando a todos los sectores sociales organizados, sin distinciones sectarias, procurando experimentar, y hacer vivenciar, los más elevados ideales de la ética, impuestos en el accionar comunitario.
Poniendo el acento en la promoción de la educación superior, terciaria y universitaria, para la población nuevejuliense, logró la implementación de varias carreras. Ellas, actualmente, no sólo permiten la formación de los habitantes de Nueve de Julio, sino también de los pobladores de la zona.
En materia social, fueron reconocidos los derechos de los ciudadanos, en salud, educación y vivienda digna; generando, desde la obra pública, una fuente de trabajo para los habitantes del Municipio.
En la última década al frente del Ejecutivo Municipal se erigieron el edificio de la terminal de ómnibus, una importantísima red de desagües pluviales, se extendió la pavimentación y el servicio de iluminación, se implementó un vigoroso plan de viviendas y un valioso plan de forestación, entre muchas obras. En cuanto a la salubridad pública, por su impulso, fueron creados nuevos servicios asistenciales, ampliando y mejorando la infraestructura de los hospitales municipales, e instalando servicios de traslados de pacientes, desde todos los lugares del partido  y se creó un centro de día. En materia educativa se impulsó la enseñanza media, a través de la fundación de escuelas.
En 1985 fue elegido Diputado Nacional, mandato que finalizó en 1989. En este cargo integró las comisiones de Energía, Presupuesto y Hacienda, Familia, Mujer y Minoridad, ejerciendo la Vicepresidencia de la Comisión de Comunicaciones.
A lo largo de esos cuatro años, presentó a consideración del parlamento, 111 proyectos – 21 de ley, 56 de resolución y 34 de declaración-, propios y compartidos con otros legisladores. Entre ellos, merecen citarse, los relacionados con la creación del Fondo Federal para Redes de Gas, de la Sociedad Estatal para la Explotación y Construcción de Centrales Nucleares; como así, otros muchos, acerca de la maternidad, el aumento general de salarios, los delitos que comprometen intereses o derechos de la Nación, provisión de gas natural a varios partidos de la Provincia de Buenos Aires (entre ellos, Nueve de Julio), y el reestablecimiento del Centro Regional de Nueve de Julio de la Universidad Nacional de Luján.
En esa intensa labor legislativa, descollaron sus intervenciones en el recinto. En abril de 1987, sobre el traslado de la Capital de la República; en julio de ese año, en torno a un homenaje a la memoria del general Perón; y, el 7 de diciembre de 1988, concerniente a la crisis electro-energética del país.
Cabe mencionar que, el diputado Blanco, mereció especial reconocimiento por su asistencia a las sesiones. Se lo contó entre quienes tuvieron mayor participación.
Es de destacar, en 1994, que en ocasión de la reforma de la Carta Magna, Jesús Blanco fue elegido Convencional Constituyente.
Después de obtener licencia a su cargo de Intendente, en 2001, volvió a ocupar una banca en la Legislatura Nacional, como Diputado, hasta 2005. En tal ocasión pudo desempeñarse como miembro de las comisiones de Energía y Combustible, de Comunicaciones e Informática, de Educación, de Legislación Laboral, y de Economía. Fue Vicepresidente y Presidente de la Comisión de Energía y Combustibles de la Honorable Cámara de Diputados de la Nación. Intervino en las negociaciones con los miembros del Congreso Chileno que en el año 2004 llegaron al país para solucionar los problemas de abastecimiento de gas argentino a la República de Chile. También junto con el Presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores Jorge Argüello logró la aprobación del proyecto de ley que llevaba adjunto el Acuerdo de Cooperación Nuclear con Australia (2004) que implicó la venta de un reactor nuclear. Bajo su Presidencia  se elaboraron distintos dictámenes algunos de los cuales se transformaron en leyes: Ley de Gas Licuado de Petróleo,  Plan de Abastecimiento de Gas Oil, Ley sobre Régimen Promocional de los Biocombustibles, Comercialización de Hidrocarburos, Creación de Cargos Específicos para la Ejecución de Obras de Expansión  del Sistema de Generación, Transporte y Distribución de los Servicios de Gas y Electricidad, Régimen Promocional para la Exploración y Explotación de Hidrocarburos, Régimen de Fomento Nacional para el Uso de Fuentes Renovables de Energía y Ley de Creación de ENARSA, con la intención de hacer una nueva YPF nacional rescatando la historia de la petrolera estatal.
Jesús Blanco, un hombre que sin lugar a dudas supo constituirse en uno de los más importantes de la política nuevejuliense y de la Provincia de Buenos Aires. Ejemplo casi único, en el ejercicio de la función pública, por su extraordinaria capacidad de trabajo, su compromiso con el crecimiento de su pueblo, por su ética inclaudicable y por su celoso respeto al circunstancial adversario, buscando el consenso y no el enfrentamiento, todos estos adjetivos propios de un hombre profundamente republicano.
Para recordar a don Jesús, como lo llamaban quienes lo conocieron, podemos rememorar las palabras que el Card. Jorge Mario Bergoglio pronunció al despedir a Su Santidad Juan Pablo II, que sintetizan la acción como hombre público y político: “El hombre coherente es el que pone su carne en el asador y avala con su carne y con su vida entera, con su transparencia, aquello que predica. La coherencia se construye en el servicio a los demás y con la rectitud de conducta, sin mentiras, sin engaños, sin doblez.” 
Aquellos que como Jesús Blanco queremos una Argentina con grandeza, una Argentina de trabajo, de paz y de unión, una Argentina unida y no dividida, aquellos que estamos convencidos que la política implica diferencias, existencia de adversarios pero también construcción solicitamos el reconocimiento de este hombre tesonero y de bien, y pedimos a nuestros pares nos acompañen aprobando el presente proyecto.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas noticias