Conmueve a Azul un caso psiquiatrico con quemaduras de la paciente

Compartir

Una mujer internada incendió su habitación

A partir de la trascendencia pública del caso de Teresa Castañares, quien estando internada en el Servicio Municipal de Psiquiatría sufriera quemaduras en el cuerpo, el secretario de Salud y Desarrollo Social Néstor Cousté y la directora médica del Hospital Dr. Ángel Pintos María del Carmen Ruiz brindaron una conferencia de prensa para explicar lo sucedido con la paciente.

En principio, Cousté hizo un resumen de lo acontecido y señaló que “sin entrar en detalles por la privacidad de la paciente, esta persona ingresa el 26 de junio al Servicio de Psiquiatría, en donde posteriormente a la evaluación de los profesionales, se toma el criterio de internación. Estando tratada y medicada correctamente por los profesionales, el 4 de julio por problemas de su enfermedad de base, de su trastorno siquiátrico, ocurren hechos que indican el aislamiento para preservar su vida y la de los que la rodean. Así se procede a su internación en la sala de aislamiento, donde ocurre un hecho en donde comienza a haber fuego en la habitación provocado por la paciente y se procede a la apertura abrupta de la puerta por la urgencia que indicaba la situación”.

Luego, puntualizó que “inmediatamente se la trasladó al sector de guardia, en donde se evidencian quemaduras del 11% de la superficie corporal de tipo a y ab, en zona lumbar rostro y manos. Permanece 5 días en terapia intensiva y el 10 de julio pasa a sala general, cumpliendo un tratamiento para sus quemaduras y continuando el tratamiento por su enfermedad psiquiátrica”.

Por su parte, María del Carmen Ruiz aclaró que “la decisión de no dar a conocer pormenores del caso es absolutamente mía, la toma la Dirección del Hospital para preservar al paciente de toda forma posible, la responsabilidad institucional  y política es mía de no dar ninguna información. Estamos obligados por nuestro juramento, por los derechos del paciente y por los derechos humanos. Cualquier cosa que se dijera vulneraba la privacidad en el diagnóstico de la paciente”.

 

Detalles del caso

A continuación, la Directora del Hospital Pintos indicó que “la situación que llevó a que Teresa Castañares tuviera que estar en la habitación de aislamiento era más que justificada. Fue una decisión del equipo de salud. Según la nueva Ley de Salud Mental se actúa con la concurrencia de un equipo multidisciplinario en el que intervienen siquiatra, sicólogo, asistente social, terapista ocupacional y profesor de educación física y donde el paciente también concurre, abona, comenta y participa de la evolución de su tratamiento y de su propia patología. La paciente cuando ingresó conocía las pautas convivenciales de la institución y participó de las asambleas correspondientes. Por decisión del Servicio se consideró que estuviera aislada”.

En tanto, Ruiz destacó que “la medicación que recibió Castañares estaba indicada por la especialista siquiatra. La paciente registró un episodio de excitación y violencia, agrediendo al personal de enfermería y manifestándose muy ofuscada hacia el profesional que había dado la indicación. La enfermera la revisó como habitualmente se hace, no encontrando ningún elemento que pusiera en peligro a la paciente”.

En una asamblea convivencia posterior, otra enferma dijo que fue ella quien le dio el encendedor, no sabemos si fue antes de la revisación o después; cuando alguien quiere esconder un elemento lo hace; en el Servicio no se requisa se revisa, la paciente no entra a una celda, entra a una habitación de aislamiento para su protección y la de terceras personas. Hay lugares en donde se pueden esconder elementos pero que no se evalúan de forma habitual porque implicaría tal vez avanzar sobre los derechos del paciente”-agregó la médica.

Más adelante, relató que “cuando se produce el incendio concurrentemente hay un apagón de luz en el Servicio que fue el tercero en la semana; no por causas de mantenimiento del cableado o de la instalación eléctrica de la institución”.

La profesional subrayó que en el momento de intentar abrir la puerta de la sala de aislamiento, la enfermera tenía la llave, sin embargo “por alguna cuestión no pudieron abrirla y el sentido común indicaba que era necesario derribarla”.

Posteriormente se llevó a Castañares a la sala de guardia en donde es transferida al shock room para su evaluación; allí se decide entubarla preventivamente y se la transfiere a terapia intensiva con asistencia respiratoria mecánica, con sedación y analgesia por 36 horas.

La doctora Ruiz manifestó que la paciente fue recibida por el servicio de Cirugía “que era el que tenía más experiencia en la atención de quemados y el 10 de julio solicitan una evaluación de las quemaduras con profesionales especializados. Así, por gestiones personales del secretario Cousté con el Director General de Hospitales, actualmente la paciente está en el Servicio de Cirugía Plástica del área de Quemados del Hospital San Martín de La Plata”.

Respecto a la situación de Castañares, la funcionaria contó que “la paciente evolucionó muy bien”.

En este marco, resaltó que “el único contacto con la familia fue el día 5 de julio, cuando se les dio un pormenorizado detalle de la situación, preguntaron todo lo que querían preguntar. Posteriormente se hizo la denuncia pública. Debo decir que mediatizar los motivos de internación de un paciente debe ser de lo más bajo que puede haber para hacer política, lo digo porque estoy sumamente enojada con las fuerzas políticas que especulan con la desgracia de un paciente”.

Quiero aclarar que entiendo al papá, porque de la evaluación que hizo el Servicio de Salud Mental se desprende que los padres no tenían noción de la gravedad de la situación de Teresa. Es entendible que les cueste comprender por qué hubo que ponerla en situación de aislamiento y por qué se actúo como se actúo”-expresó la Directora.

Asimismo, dirigiéndose al Frente Amplio Progresista, declaró que “gobernaban hasta hace siete meses y la gente que está en el Servicio de Salud Mental es la misma que estaba hace siete meses y es la que se puso al hombro el servicio cuando nos quedamos sin siquiatra y no devolvimos  a nadie a la calle, a pesar de no tenerlo. La situación de falta de especialistas en siquiatría no es propia de Azul sino de todo el país y del ámbito de la provincia de Buenos Aires. Me extraña sobremanera que gente que conoce perfectamente la situación y la dinámica del Hospital y la situación y la dinámica del Servicio de Psiquiatría haya requerido una interpelación pública al Intendente, cuando todos los que forman el FAP nos conocen, me conocen; saben que durante años -aún siendo oposición- jamás utilizamos el Hospital para hacer política y tengan tremenda sandez de hacer este reclamo público sin siquiera haber levantado el teléfono y preguntado María ¿qué pasó?, ¿qué le pasó a Teresa?. Porque todo el mundo se olvida de la paciente que es a quien hay que preservar”.

Finalmente, Ruiz recalcó que “ya pusimos en revisión todos los procesos para ver si hay alguno a modificar; pero lo que hizo con esta paciente en particular cada actor fue lo que se tenía que hacer y cada uno actuó como correspondía”.

 

Incorporación de personal

Durante la conferencia de prensa, la directora médica del Hospital Dr. Ángel Pintos María del Carmen Ruiz informó que actualmente hay dos siquiatras en el Servicio de Salud Mental; entre enero y febrero se sumaron tres enfermeras y una mucama y próximamente se incorporará además otra asistente social.