En el Sábado Santo se aguarda la Resurrección

Compartir

Es un día de luto para los católicos

Este Sábado Santo se conmemora a Jesús en el sepulcro y su Descenso al Abismo. Una vez que ha anochecido, tiene lugar la principal celebración cristiana del año: la Vigilia Pascual. Es un día de luto.

También se conmemora la Soledad de María después de llevar al sepulcro a Cristo, quedando en compañía del Apóstol Juan. Pueden ser expuestas en la Iglesia, a la veneración de los fieles, la imagen de Cristo crucificado, o en el sepulcro, o descendiendo a los Infiernos, ya que ilustran el misterio del Sábado Santo. Hoy la Iglesia se abstiene absolutamente del sacrificio de la Misa. La Sagrada Comunión puede darse solamente como viático. No se concede celebrar el Matrimonio, ni administrar otros sacramentos, a excepción de la Penitencia y la Unción de los Enfermos.

Hoy no se  celebra ningún rito oficial. Solo se  suelen predicar retiros espirituales, y en muchos lugares  los sacerdotes durante el todo el día atienden confesiones. También es costumbre en algunos templos el rezo de la Liturgia de las Horas por parte de los clérigos con participación de algunos fieles.

Este es el día de espera litúrgica por excelencia, de espera silenciosa junto al sepulcro que se manifiesta no sólo en la ausencia de celebraciones o símbolos visibles en las iglesias: el altar está desnudo, las luces apagadas.