A 36 años del golpe del ’76 jóvenes del radicalismo harán un debate

Compartir

Será mañana a las 20 hs en la sede del partido

El 24 de marzo recordamos un nuevo aniversario del golpe de estado que inauguró la tiranía autodenominada proceso de reorganización nacional. Un golpe militar que evidenciaba -una vez más- las dificultades de los argentinos para canalizar las luchas políticas por el camino de la legalidad republicana, el gobierno de la mayoría y el respeto hacia las minorías., señalan los jóvenes del radicalismo en una publica declaración.

Con esta introducción  a partir de las 20hs. se realiza una charla debate 24 de Marzo: Una Mirada actual de los Derechos Humanos” a cargo del Dr. Esteban Perdernera, docente de la UNNOBA, miembro de la Fiscalía Juvenil Infantil del Departamento Judicial de Junin,en la sede del Comité ubicado en Tucuman 1221,9 de Julio.

El racional fundamento del poder público en la soberanía popular había sido ya golpeado en 1930 (Yrigoyen), 1943 (la dictadura intervino también las provincias donde no había fraude: Córdoba, Entre Ríos y San Luis), 1955 (Perón), 1962 (Frondizi) y 1966 (Illia), agregan en la misiva.

“En 1976, la solución al peor gobierno constitucional de la historia argentina no vino por el camino de la institucionalidad republicana y del respeto al voto popular. En nuestro país seguía siendo la hora de la espada, del culto a los hechos y del desprecio a la palabra. Y donde la palabra se desprecia –palabra como normas para la convivencia, palabra como diálogo entre individuos y grupos con intereses distintos y aún opuestos- aparece la violencia”.

La violencia como acción -y reacción- política se agudizó en la década del ’70. El reencuentro entre las fuerzas políticas populares, simbolizadas en el diálogo y acuerdo entre Balbín y Perón, no alcanzó para frenarla.

 “El 24 de marzo de 1976 caen las instituciones de la República y comienza la noche más negra de la historia argentina. Violencia física, moral y económica de magnitudes no vividas antes en nuestro país”.

“Sobre los escombros de los años de plomo, desde el 10 de diciembre de 1983 se edifica nuestra joven democracia. Es para sostenerla ante los embates de autoritarismos de cualquier signo, que los argentinos debemos defender la memoria. Defenderla del olvido y de las simplificaciones”.

Además, dicen que “Defender la memoria y alimentar la democracia, para que ésta no se reduzca a votar cada dos años sino que implique, tanto la ausencia de restricciones ilegitimas por parte de los poderes públicos (y privados), como la existencia de condiciones sociales que hagan posible el libre desarrollo de la personalidad”.

 “A 36 años del último golpe militar, que la memoria del horror pasado ilumine el camino para la construcción de un porvenir en libertad”, concluyen.