En Bolivar el pueblo acompañó a Martinez Boero al Cementerio

Compartir

Lo hizo a pie desde su casa donde fue velado

Entre aplausos y lágrimas fue trasladado el cuerpo de Jorge Martínez Boero al cementerio de Bolívar, para ser inhumado. El cajón fue trasladado desde la propia casa del motociclista, donde sus restos fueron velados y por donde pasaron distintas personalidades del automovilismo nacional.

Eduardo Bucca, intendente de Bolívar, decretó duelo administrativo por tres días tras el fallecimiento del piloto. “Nos ha golpeado muy duro. Jorge, ante todo, es un amigo. Alguien que realmente me ha estado acompañando muchos en los últimos años. Era una persona muy solidaria, y es por eso que en Bolívar reina la tristeza”, dijo Bucca.

Jorge Andrés Martínez Boero, hijo del piloto que se coronó campeón del TC en 1982, murió ayer tras sufrir un accidente durante la primera prueba cronometrada del Rally Dakar 2012, en la que fue su segunda participación. El motociclista sufrió una fuerte caída en la primera etapa (Necochea-Energía) que le provocó un fuerte traumatismo de tóráx, lo que obligó a trasladarlo de inmediato en helicóptero a un hospital marplatense.

El piloto, que tenía el dorsal número 175 y había participado en la carrera en 2011 (llegó hasta la etapa 6), murió durante el traslado en el helicóptero. Según el parte médico oficial de la organización, el accidente ocurrió a las 10.19 de la mañana cuando Martínez Boero transitaba el kilómetro 55. “Consecuencia de la caída, el piloto sufrió un paro cardíaco”, dice el texto. “Fue asistido a los cinco minutos en el helicóptero de emergencias por personal médico. Pero los médicos de la prueba no lograron reanimarlo”.

En este rally, Martínez Boero formaba parte del programa Dakar Solidario junto al patagónico Pablo Copetti (cuatriciclos). El viernes había estado en la Base Naval marplatense compartiendo momentos con los chicos y padres de la ONG Aldeas SOS Mar del Plata.