viernes, julio 19, 2024
viernes, julio 19, 2024

Origen y significado del nombre de cada provincia en la celebración de la declaración de la Independencia

Cada una de ellas aporta su rico territorio con su gente y sus costumbres que las hace propias donde dan cobijo y hermanan

En esta celebración de la Declaración de la Independencia, donde todo el territorio festeja el real camino hacia la autodeterminación de los pueblos, se brindará una mirada distinta de cada lugar.

Argentina, conocida por su vasta extensión territorial y diversidad geográfica, está dividida en 23 provincias y una Ciudad Autónoma.

Cada una de estas provincias posee una rica historia detrás de su nombre, que refleja su herencia cultural, geográfica y social.

Cada provincia argentina, con su nombre y su historia, forma parte del mosaico cultural y geográfico que define la identidad del país. Juntas, configuran un sistema federal que permite la convivencia de diversas tradiciones y recursos de un territorio lleno de riquezas naturales y culturales.

Durante la época colonial, el territorio argentino se dividió en gobernaciones y virreinatos. Con la independencia, surgieron las primeras provincias y, con el tiempo, se fueron delimitando nuevas jurisdicciones para mejorar la administración y representación política.

El Origen de los Nombres

La Constitución Nacional de 1853 estableció las bases de la organización territorial actual, permitiendo la creación de nuevas provincias conforme a las necesidades de la población y el desarrollo del país. Con el paso de los años, se delimitaron 23 provincias cuyos nombres tienen un origen relacionado con la historia del territorio:

Buenos Aires El nombre de esta provincia está asociado a la actual Ciudad de Buenos Aires, cuyo nombre rinde homenaje a la patrona de los marineros sevillanos. La capital del país fue bautizada como “Ciudad de la Santísima Trinidad y Puerto de Santa María del Buen Aire” por Pedro de Mendoza. Posteriormente, Juan de Garay la renombró como “Ciudad de la Trinidad”. Pero pocos saben que Buenos Aires se llamó “La Trinidad” hasta 1996.

Catamarca La etimología de Catamarca se remonta al quichua, donde “Cata” significa “falda” y “marca” denota “castillo” o “fortaleza”. El nombre refleja la ubicación geográfica de la provincia, en las faldas de las montañas.

Chaco La palabra proviene de los idiomas aborígenes del norte de Argentina y del Paraguay. El significado es tierra de caza, un término muy adecuado ya que se caracterizaba por su abundante fauna.

Chubut La etimología del nombre Chubut tiene su origen en la lengua tew sün, y procede del término “chupat”, que significa “transparente”. “Chubut” también puede significar “tortuoso, con muchas vueltas”, en referencia al río Chubut, una descripción muy precisa.

Córdoba Lleva el nombre de la ciudad española homónima. La región se nombró así en 1573 por Jerónimo Luis de Cabrera, quien fundó la ciudad en honor a su lugar de nacimiento, en Córdoba, España.

Corrientes Debe su nombre a las fuertes corrientes del río Paraná, que cruza la provincia. Por otro lado, en idioma guaraní se le ha llamado Taragüí, por la abundancia de lagartijas que había en su tierra.

Entre Ríos El nombre describe su geografía, ya que la provincia se encuentra entre los ríos Paraná y Uruguay.

Formosa Deriva del latín “formosus”, que significa hermoso. Se denominó así por la belleza natural de la región.

Jujuy La etimología de Jujuy tiene múltiples teorías. La más aceptada es que proviene del quechua “xuxuyoc”, que era el nombre de un funcionario inca de la región. El nombre sufrió transformaciones y finalmente derivó en “Jujuy”.

La Pampa De origen quechua, “pampa” significa “llanura”. La región se caracteriza por sus extensas planicies.

La Rioja Lleva el nombre de la región española de La Rioja, en homenaje a la tierra natal de algunos de los primeros colonizadores.

Mendoza Se nombró así en honor a Don García Hurtado de Mendoza, virrey del Perú y gobernador de Chile.

Misiones Se llama así por las misiones jesuíticas que se establecieron en la región durante el siglo XVII para evangelizar a los pueblos indígenas guaraníes.

Neuquén Su nombre proviene del río Neuquén, que en mapudungun significa “correntoso” o “arrogante”.

Río Negro Debe su nombre al río Negro, que atraviesa la provincia. Los pueblos originarios lo llamaban “Curu Leuvu”, que significa “río negro” en mapuche.

Salta Fue el nombre de una comunidad aborigen que habitó el territorio de la actual capital que dio el nombre a la ciudad y luego a la provincia.

San Juan La provincia lleva el nombre del santo patrono San Juan Bautista, en honor a la fundación de la ciudad en 1562.

San Luis El fundador de la provincia, Luis Jufré, le adjudicó este nombre por su santo, San Luis de Loyola Nueva Medina de Rioseco.

Santa Cruz Debe su nombre al río Santa Cruz, que fue bautizado por Juan Rodríguez Serrano, miembro de la expedición de Magallanes, en 1520. Rodríguez Serrano decidió llamar al río Santa Cruz en honor a la Invención de la Santa Cruz, una fiesta religiosa que se celebraba ese día y que conmemora la búsqueda de la cruz de Jesucristo por Santa Elena.

Santa Fe Fundada en 1573 por Juan de Garay, se nombró así en honor a la “Santa Fe” católica, que se oponía a los musulmanes.

Santiago del Estero Es la ciudad más antigua del país y se nombró en honor al apóstol Santiago, mientras que “del Estero” se refiere a las numerosas lagunas y esteros de la región.

Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur Su nombre proviene de las fogatas que los pueblos originarios encendían y que fueron avistadas por los primeros exploradores europeos.

Tucumán De origen quechua, “Tucumán” significa “lugar donde nacen los ríos”, en referencia a su abundante hidrografía. Otra teoría sugiere que proviene de “Tucma”, que significa “donde terminan las cosas”, indicando que fue un bastión de la resistencia inca.

Fuente: Cindy Fernández

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas noticias