domingo, julio 14, 2024
domingo, julio 14, 2024

Se sigue recordando a Gustavo Adolfo Bécquer a 188 años de su natalicio

En Sevilla adquirió la mayor fama luego de su muerte a los 34 años por tuberculosis y sus poesías trascendieron

“El alma que puede hablar con los ojos, también puede besar con la mirada”, escribió Gustavo Adolfo Bécquer, poeta español que naciera en Sevilla el 17 de febrero de 1936, y quedara sin padre a los cinco años, y luego en la preadolescencia sin madre.

Bécquer fue educado dentro de la escritura, donde encontró un refugio al quedar sin padres. A partir de ese momento, su madrina Manuela Monehay Moreno fue quien lo cuidó e incentivó en otras ramas como la pintura y la música.

Era mejor dibujante que pintor y muchas de sus obras, tenían ilustraciones de su creación.

A Bécquer se lo suele relacionar al Romanticismo, aunque por ser un romántico tardío, ha sido asociado igualmente con el movimiento posromántico. Su obra más célebre es Rimas y Leyendas, un conjunto de poemas dispersos y relatos, que se reunieron en uno de los libros más populares de la literatura hispana.

Aunque en vida ya alcanzó cierta fama, su muerte a los 34 años, producto de contraer tuberculosis, impulsó aún más su popularidad.

Se había casado con Casta Esteban y Navarro y tuvo tres hijos, Emilio Eusebio, Jorge y Gregorio Gustavo Adolfo.

Se lo sigue recordando al igual que algunas de sus frases:

 

  • El amor es un misterio. Todo en él son fenómenos a cual más inexplicable; todo en él es ilógico, todo en él es vaguedad y absurdo”.
  • “La soledad es muy hermosa…cuando se tiene alguien a quien decírselo”.
  • “El recuerdo que deja un libro es más importante que el libro mismo”.
  • “El que tiene imaginación, con qué facilidad saca de la nada un mundo”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas noticias