lunes, noviembre 29, 2021

A 20 meses de la muerte del padre Miguel Quinteros

El sacerdote que pasó por la iglesia Nuestra Señora del Carmen de Facundo Quiroga dejó un gran recuerdo en la comunidad y falleció a los 93 años

En la madrugada del 23 de febrero del 2020, fallecido en su provincia natal, Tucumán, el padre Héctor Miguel Quinteros.

Había nacido en Villa Quinteros, Departamento de Monteros, el 15 de septiembre 1.926, asentamiento de varios ingenios azucareros, ubicada a 53 km de San Miguel de Tucumán. La ciudad había surgido el 28 de agosto de 1754 cuando el Gobernador de las Armas, Felipe Antonio de Alurralde, tomó posesión de los terrenos donde se asienta actualmente.

Realizó sus estudios primarios completos en Monteros, y los secundarios en San Miguel de Tucumán.

Luego viajó a Córdoba para ingresar en medicina. También estudió psicología. Próximo a graduarse – le faltaba una materia – replanteó su futuro. Dejó estos estudios y respondió a su disposición religiosa, ingresando en el seminario de La Plata, decidiendo que no iba a curar cuerpos, sino que, había comprendido que su vocación era sanar almas.

Es que Miguel Quinteros, cuando cursaba medicina, de noche iba a hospitales para cuidar enfermos mientras estudiaba para sus exámenes.

Ingresó en la diócesis de Nueve de Julio, y su primer destino fue Facundo Quiroga, por disposición de Monseñor Alejo Guilligan, ya que el sacerdote de entonces de esa localidad, padre José Rossell pasaba a desempeñarse en la parroquia de Nuestra Señora de Fátima, hoy primer santuario en la diócesis.

De la iglesia de Nuestra Señora del Carmen de Facundo Quiroga, pasó a Morón y más tarde, estuvo muchos años en Haedo, en la Parroquia de Nuestra Señora del Rosario.

Con el tiempo, fue incardinado en Córdoba, a través del Vicario Pastoral Pbro. Marcos García, y fue nombrado Párroco de la Parroquia de la Santísima Trinidad hasta el año 2015.

Luego acompañó en la misión pastoral al Pbro. Horacio Saravia de la Parroquia San Jerónimo, y posteriormente se desempeñó como Capellán de las Hermanas Adoratrices en Laprida esquina Belgrano, en pleno centro de la ciudad de Córdoba.

El Padre Miguel Quinteros, fue-para todos quienes tuvieron la Bendición de conocerlo-  un sacerdote amable, servicial, buen consejero, generoso, de buen diálogo. Fue un hombre de Dios al servicio de los hombres.

Regresó a la casa del Padre el 23 de febrero de 2020, a la edad de 93 años, en la ciudad de San Miguel de Tucumán.

Ese día el Arzobispo de Tucumán realizó una Misa de cuerpo presente.

A 20 meses de aquel deceso, lo recordamos con afecto. Dejó una huella en todos los que lo conocieron.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas noticias