viernes, mayo 27, 2022
viernes, mayo 27, 2022

A 20 años del atentado terrorista más impactante del siglo XXI

Las Torres Gemelas de Nueva York, simbolo de la arquitectura moderna, fueron derrumbadas por impactos de aviones, previamente secuestrados, para un acto demencial

Este 11 de septiembre recuerdan que hace 20 años, un día martes del año 2001, el mundo se paralizaba al ver imágenes de ficción, cuando en realidad ponían a la luz el atentado terrorista más impactante del incipiente siglo XXI.

Fue una sorpresa universal, máxime que se trataba de Estados Unidos, país que jamás había sido atacado dentro de sus fronteras.

Ese día, el presidente George Bush se encontraba en un colegio leyendo un cuento a los alumnos.

En tanto, cuatro atentados terroristas suicidas cometidos en la mañana de una jornada de sol, en la capital del mundo, como se la llama a Nueva York y otras ciudades, por la red yihadista Al Qaeda concretaban un plan macbro y siniestro.

Aviones comerciales, que fueron secuestrados horas antes, fueron enfocaron para que impacten contra diversos objetivos -dos de ellos en las Torres Gemelas o World Trade Center- simbolo de la arquitectura moderna. Otro, estaba dirigido hacia el edificio del Pentágono, en Virginia, sede del Departamento de Defensa de los Estados Unidos, donde le ocasionaron graves daños; y el cuarto tenía por destino el Capitolio en Washington.

Los hechos, causaron la muerte de 2.996 personas, incluidos los 19 terroristas, 343 bomberos de Nueva York y 265 ocupantes de los cuatro aviones estrellados, además, de la desaparición de 24 víctimas,​ y más de 25 mil heridos, muchos de ellos con lesiones y secuelas permanentes.

Los vuelos, 11 de American Airlines y 175 de United Airlines fueron los primeros en ser secuestrados y ambos fueron estrellados contra las Torres Gemelas del World Trade Center, el primero contra la Torre Norte y el segundo contra la Torre Sur, lo que provocaría que ambos rascacielos se derrumbaran en las dos horas siguientes.

El tercer avión secuestrado pertenecía al vuelo 77 de American Airlines y fue empleado para ser impactado contra la fachada oeste del Pentágono, en Virginia.

El cuarto avión, perteneciente al vuelo 93 de United Airlines, tenía como objetivo el Capitolio de los Estados Unidos ubicado en la ciudad de Washington D.C., pero se estrelló en campo abierto cerca de Shanksville, Pensilvania, aproximadamente 208 kilómetros antes de llegar al Capitolio, tras perder el control en cabina como consecuencia del enfrentamiento de los pasajeros y tripulantes contra el comando terrorista.

Los atentados, que fueron condenados inmediatamente como «horrendos ataques terroristas» por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas,​ se caracterizaron por haber provocando una reacción de temor generalizado en todo el mundo y particularmente en los países occidentales, que alteró desde entonces las políticas internacionales de seguridad aérea.

En la Carta a Estados Unidos de Osama bin Laden de noviembre de 2002, el líder terrorista, inculpado de los hechos, declaró explícitamente los motivos de Al Qaeda para sus ataques, culpando a la alianza de sionistas y sus colaboradores,​ en una clara referencia a los Estados Unidos.

Los principales puntos de sus acusaciones eran el apoyo militar estadounidense a Israel​ y la presencia de tropas estadounidenses en Arabia Saudí.

Según se supo, el plan era más sinistro y espectacurlar. Se debán secuestrar 11 aviones para ser estrellados en 11 edificos emblemáticos de los Estados Unidos.

Además de las Torres Gemelas, el Capitolo, el Pentágono y la Casa Blanca, estaban el edificio, también emblematico de Nueva York, Empire State; la Torre Prudential de Boston; la Torre Sears de Chicado; la Torre Library de Los Angeles; la Pirámide Transamerica de San Francisco y el Columbia Center de Seattle, la ciudad más importante del Estado de Whashington.

A 20 años de estos sucesos espeluznantes, se recuerda que la prensa nunca mostró imágnes macabras de las muertes, y nadie dudó de la veracidad de los hombres de prensa; y que un país decidió reponerse de ese duelo, construyende donde estaban las Torres Geneles, un nuevo edificio, más moderno denominado One World Trade Center, mismo nombre que la torre norte desruida.

La tambien llamada, “Torre de la Libertad” comenzó a construirse el 27 de abril de 2006 y fue inaugurada el 3 de noviembre de 2014. Mide en total 541 m.

Muy cerca esta el edificio National September 11 Memorial & Museum, el cual consta de un memorial y un museo en honor a las víctimas. El memorial consta de dos cascadas semi-subterráneas, que se encuentran a 9,1 m por debajo de la superficie, las cuales están localizadas exactamente donde se erguían las Torres Gemelas.

El pueblo norteamericano honra sus cenizas, convirtiéndolas en rampa de lazamiento de nuevas iniciativas. La vida va hacia adelante, y sobre ese principio se construye.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas noticias