viernes, mayo 27, 2022
viernes, mayo 27, 2022

A 232 años de la Toma de la Bastilla

El 14 de julio de 1789 es una fecha que modificó el curso de la historia, no solo de Francia

La toma de la Bastilla se produjo en París el martes 14 de julio de 1789.

A pesar de que la fortaleza medieval conocida como la Bastilla solo custodiaba a seis prisioneros, su caída en manos de los revolucionarios parisinos supuso simbólicamente el fin del Antiguo Régimen y el punto inicial de la Revolución francesa.

Ante la situación hambre y carestía, comenzó a extenderse un creciente malestar entre el pueblo parisino, que creía que la escasez de alimentos y su alto precio se debían a que los «especuladores» habían acaparado grandes cantidades de ellos esperando hacer buenos negocios.

Este malestar se manifestaba en el comienzo de saqueos a tiendas y almacenes.

Se trataba del comienzo de una revuelta de hambre típica.

La rendición de la prisión, símbolo del despotismo de la monarquía francesa, provocó un auténtico seísmo social tanto en Francia como en el resto de Europa, llegando sus ecos hasta la lejana Rusia.

La importancia de la toma de la Bastilla fue el derrumbamiento del poder absolutista de la monarquía francesa.

El acontecimiento tuvo una fuerte resonancia en Europa entera, no tanto por la importancia del suceso, sino por su valor simbólico, que aún perdura como hito en la historia de las revoluciones.

Lo trascendente fue que la soberanía pasó a ser del pueblo y no del rey. De ahí su expansión y extensión en el mundo.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas noticias