Voluntarios que siguen a los asilados por la pandemia piden comprensión en el trato

 

Nueve de Julio es una de las pocas ciudades de la provincia que tiene un grupo de voluntarios que sin ser personal de salud, aunque algunos lo integran, llevan adelante una varia ad honoren de seguimiento de los aislados.

Se conformó desde personal de salud del Hospital Julio de Vedia cuando apareció la pandemia y se declaró la Emergencia Sanitaria.

La mayoría son vecinos de la comunidad  que siempre hay ejercido pareas ajenas a las vinculadas con la salud. Hay comerciantes, amas de casa, abogados, ingenieros, albañiles, docentes, cuentapropistas y de otros oficios o actividades. Trabajan solidariamente que a medida que fueron consultados decidieron sumarse al mismo. Son unos 40 o más. Lo hacen para ayudar!

Oportunamente, en picos de casos de Covid-19 la Secretaria de Salud municipal, Dra. Lucía Pirotta, contó que había preocupación en el Comité de Crisis por el mal trato que vivían los voluntarios que hacían los seguimientos de la evolución de síntomas de los hisopados y que debían aislados.

Muchas personas no le atendían los teléfonos, si lo hacían, las respuestas eran agresivas, algunas con insultos y otras manifestaciones de poca gentileza y valoración a una tarea voluntaria y altruista.

Después de unos meses de calma, esos comportamientos y ante el crecimiento de los casos aislados, hay hoy casi 1.600, han resurgido.

Observase que los 40 voluntarios, están haciendo seguimiento a unos 40 de los aislados!… Sacan tiempo de sus compromisos personales, ponen lo mejor y la mayor predisposición y dan respuestas – salvo excepciones – propias del personal de salud, dan mensaje de contención y les piden colaboración.

El llamado tras confeccionarse las listas y dárselas a cada uno, requiere de la predisposición y buen comportamiento del hisopado que espera el resultado del estudio. Cuando es llamado para el seguimiento debe cumplir con cuido en aislamiento, responder una requisitoria y dar las novedades que tenga para informar. Mientras esperan, surge la ansiedad del encierro y cuando son asistidos se reacciona hasta con nerviosismo o agresividad.

Ante ello, se convoca a la tolerancia y valoración del grupo de voluntarios que ayudan en la pandemia para que el personal de salud, cuente con una apoyatura ante tanta actividad desplegada.