Día Mundial de la Lucha contra el Accidente Cerebro Vascular -ACV-

Compartir

La Organización Mundial de la Salud -OMS- ), instituyó el Día Mundial de la Lucha contra el Accidente Cerebrovascular (ACV),  cada 29 de octubre, a los fines de buscar concientizar y prevenir este tipo de episodios que representan la segunda causa de muerte y la primera de discapacidad en adultos, a nivel mundial.

El origen es del año 2008. El Congreso Mundial de Ataque Cerebral y la Sociedad Neurológica Argentina, con la adhesión de la Organización Panamericana de la Salud – OPS – resolvieron ese año destinar este día a informar a la comunidad acerca de esta grave patología que amenaza vidas y calidad de vida.

Unas 15 millones de personas sufren un ACV por año, de las cuales cinco millones mueren y un 30% queda con una discapacidad permanente.

En la Argentina, se estima que una persona sufre un ACV cada cuatro minutos y que mueren alrededor de 20 mil personas por año. Al ocurrir de una forma muy rápida hay que estar atento a las señales para poder prevenirlo.

Y algunos de esos síntomas son: dolor de cabeza repentino sin causa aparente, dificultad para hablar y para expresarse, pérdida brusca de movilidad o fuerza en media parte del cuerpo, sensación de vértigo, inestabilidad, desequilibrio y confusión repentina.

Los médicos, a los fines de su prevención recomiendan:

  • Comer de forma equilibrada es fundamental para la salud del corazón y del sistema vascular.
  • Al menos 30 minutos diarios de actividad física ayudan a mantener el sistema cardiovascular en forma.
  • Evitar el consumo de tabaco.
  • Controlar la tensión arterial.
  • Controlar los niveles de colesterol en la sangre ya que incrementa el riesgo de infarto de miocardio y accidentes cerebrovasculares.
  • En relación a la enfermedad, el ataque cerebral, o accidente cerebrovascular, ACV, puede producirse por la súbita pérdida de flujo sanguíneo cerebral (ACV isquémico) o por derrame cerebral (ACV hemorrágico), a causa de lo cual las neuronas se debilitan o mueren por falta de oxígeno.
  • Como consecuencia, las partes del cuerpo controladas por la zona cerebral afectada dejan de funcionar, a veces en forma permanente.
  • Su prevención implica la difusión de información sobre sus causas y programas de control de los factores de riesgo: hipertensión arterial, diabetes, alcoholismo, tabaquismo y colesterol alto.
  • Al mismo tiempo se debe crear conciencia acerca de los signos del ataque cerebral ya que, en caso de ocurrir, es fundamental actuar de forma inmediata para reducir las posibles secuelas de discapacidad o evitar la muerte. “Durante un ACV, el tiempo perdido es cerebro perdido”.