sábado, julio 31, 2021

En el distrito de Nueve de Julio se evitará las juntadas de mate, reuniones y otros desbordes ante la Emergencia Sanitaria

Además, muchos vecinos están muy enojados con los comerciantes irresponsables y los incumplidores

La Comuna de Nueve de Julio decidió este fin de semana extremar el cumplimiento de la fase 5. Tres cosas son muy sencillas y algunos no las respetan. Se trata de una minoría que pone en riesgo a toda la comunidad.

Ahora hay 26 casos de Covid-19 vigentes o activos.

Se pide: Distanciamiento – Uso de tapa nariz-boca y mentón- y Lavarse las manos con frecuencia, con abundante agua y jabón. Las tres pueden ser respetadas y en su totalidad. Dos son de observación pública y una tercera de la privacidad de la casa o empresa o negocio.

La apelación a que esto se venere solicitando a la conciencia colectiva, por sobre cualquier multa o sanción económica, es posible. No son de tal magnitud que ponga a cada vecino en un absurdo.

En varios comercios no cumplen con el uso de tapa nariz-boca y mentón los mismos dueños y tampoco con el distanciamiento. Esto enoja a clientes, vecinos y autoridades cuando se enteran…. Y hasta el sentido común.

Un empresario de la gastronomía atendía días pasados su restaurante sin hacer cumplir el protocolo de coronavirus. Un médico, circunstancial cliente para delibery, observó lo que ocurría y lo hizo saber a quién correspondía. El dueño y comensales (escondidos en los baños) se burlaron de la policía. Un hecho de alta vergüenza e irresponsabilidad empresarial.

Se piden tres pautas claras: distanciamiento – barbijo e higiene y que se llegue a ese extremo de incumplimiento poniendo en riesgo a vecinos de buena fe… merece una profunda reflexión de quien lo hizo y sus cómplices. Es una conducta de rechazo colectivo.

Otro médico, se retiró de una cola en una pollería muy enfadado. Mientras aguardaba llegó de Bragado el distribuidor con los paquetes de las aves domésticas envasadas. Ingresó sin barbijo y fue recibido con besos y abrazos. Tras ello fue invitado con mate. Contó hasta 100 y se fue. Luego por teléfono habló con los titulares del local, para la reflexión. Lo entendieron!. Y se cumple el protocolo de salubridad.

Es decir, nada de lo que se pide puede ser incumplido. No es descabellado.! Con buena voluntad y sabiendo de la gravedad del cuadro epidemiológico con más motivación para respetar esas pautas.

Este medio señalaba que se está en una guerra mundial contra un enemigo invisible.  Se pide no salir a buscarlo. En las guerras visuales se va obligado al campo de batalla y nadie quiere que una bala lo alcance. Sabe del riesgo. Cada soldado se cuida de no ser muerto. Sin embargo, en esta beligerancia se pide quedarse en la trinchera…Lo mejor que le puede pasar a un soldado! Ahora, ese militar sin ropa de fajina, sin arma ni granadas ni misiles es cada uno con su inteligencia, compromiso de solidaridad y no ir al campo del virus. Es cada vecino en conducta responsable!.. Y se puede cumplir o respetar!. Es evitar terminar en un centro médico con cuidados extremos y sufrimiento; y adelantarse caprichosamente a riesgos de salud impensados.

En este cuadro, el intendente ordenó para este fin de semana hacer el seguimiento del cumplimiento de la fase 5 al extremo. Fase que el lunes puede disminuir ante 26 casos activos, y hay que pasar el fin de semana, no descartándose más infectados.

Pidió reforzar esfuerzos a un personal, altamente cansado, de policía y seguridad ciudadana para que lo normado en esta etapa de la Emergencia Sanitaria, se cumpla.

De ese  desempeño dependerá que cada uno, luego de sus tareas esenciales vuelva a su casa, o tenga que viajar a Mercedes en proceso de Justicia Federal.  Ya se han procesado a más de 1.500 incumplidores.

De cada uno dependerá respetar la fase 5 o el dolor de cabeza – no por Covid-19- de tener que enfrentar un proceso penal y cargar con las consecuencias que el Covid-conlleva en seres queridos y amigos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas noticias