jueves, agosto 5, 2021

Siete localidades de la Diócesis de Nueve de Julio tienen por patrona a Nuestra Señora del Carmen

Se trata de Carlos Casares, Dennehy, Facundo Quiroga, Gral Villegas, Pasteurs, Pellegrini y Valdés; y además es la guía del Carmelo San José

Carlos Casares -Nuestra Señora del Carmen

Cada 16 de julio se celebra la festividad de Nuestra Señora del Carmen.  Se trata de la denominación común que suele recibir Santa María del Monte Carmelo, una de las diversas advocaciones de la Virgen María.

Su denominación procede de su veneración en el Monte Carmelo, en Tierra Santa, cerca de Haifa. Ello ha hecho que esta advocación mariana ha sido difundida en el mundo por la Orden de Nuestra Señora del Monte Carmelo, llamados carmelitas. El nombre del Monte Carmelo proviene de Karm-El, que significa en hebreo jardín o viña de Dios

Además, fue patrona del Ejército de los Andes que, liderado por el general José de San Martín, gestó la independencia de Argentina, Chile y Perú.

En la Diócesis de Nueve de Julio, siete localidades la tiene como su patrona. Se trata de Carlos Casares, Dennehy, Facundo Quiroga, Gral Villegas, Pasteurs, Pellegrini y Valdés. También en el Monasterio San José de las Carmelitas Descalzas también la veneran.

La Virgen del Carmen también es llamada Estrella del Mar (en latín Stella Maris) y es patrona de los marineros.

Sobre sus orígenes, en el Primer Libro de los Reyes, se habla del profeta Elías, de la gran sequía que sufría el país y de los sacrificios ofrecidos en el Monte Carmelo. Fue entonces que Elías prometió a Dios que el rey Ajaab y el pueblo abandonarían al dios Baal para que El terminara con la sequía que asolaba a la región. Después de varias veces que Elías subió al monte, apareció una gran señal :

“Cuando volvió la séptima vez, subía desde el mar una nubecita no más grande que la palma de la mano”.

Respecto del origen del mensaje de la Virgen del Carmen, éste está en Inglaterra. El domingo 16 de julio de 1251, San Simón Stock, Superior General de los Padres Carmelitas del convento de Cambridge, estaba rezando por el destino de su orden, cuando se le apareció la Virgen María.

Estaba Ella vestida de hábito carmelita, llevaba al Niño Jesús en sus brazos y en su mano el Escapulario, que le entrega diciendo: “Recibe hijo mío este Escapulario de tu orden, que será de hoy en adelante señal de mi confraternidad, privilegio para ti y para todos los que lo vistan. Quien muriese con él, no padecerá el fuego eterno. Es una señal de salvación, amparo en los peligros del cuerpo y del alma, alianza de paz y pacto sempiterno”.

Facundo Quiroga. Nuestra Señora del Carmen

Pellegrini -Nuestra Señora del Carmen

Dennehy-Nuestra Señora del Carmen

Gral Villegas – Nuestra Señora del Carmen

Pasteurs – Nuestra Señora del Carmen

Oración a la Virgen del Carmen

¡Oh Virgen Santísima Inmaculada, belleza y esplendor del Carmen! Vos, que miráis con ojos de particular bondad al que viste vuestro bendito Escapulario, miradme benignamente y cubridme con el manto de vuestra maternal protección. Fortaleced mi flaqueza con vuestro poder, iluminad las tinieblas de mi entendimiento con vuestra sabiduría, aumentad en mí la fe, la esperanza y la caridad. Adornad mi alma con tales gracias y virtudes que sea siempre amada de vuestro divino Hijo y de Vos. Asistidme en vida, consoladme cuando muera con vuestra amabilísima presencia, y presentadme a la augustísima Trinidad como hijo y siervo devoto vuestro, para alabaros eternamente y bendeciros en el Paraíso. Amén.

Oración para agradecer a la Virgen del Carmen

¡Oh Virgen Santa del Carmen! Jamás podremos corresponder dignamente a los favores y gracias que nos has hecho al darnos tu santo Escapulario. Acepta nuestro sencillo, pero hondamente sentido, agradecimiento y, ya que nada te podemos dar que sea digno de Ti y de tus mercedes, ofrecemos nuestro corazón, con todo su amor, y toda nuestra vida, que queremos emplear en el amor y servicio de tu Hijo Señor nuestro, y en propagar tu dulce devoción, procurando que todos nuestros hermanos en la fe, con los cuales la divina Providencia nos hace convivir y relacionar, estimen y agradezcan tu gran don, vistiendo el santo Escapulario, y que todos podamos vivir y morir en tu amor y devoción. Amén.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas noticias