La Seguridad de Nueve de Julio puede quedar complicada por debilitamiento de su fuerza policial

Compartir

La Seguridad es un tema nacional recurrente. También en las provincias, y donde más impacta es los vecinos de cada ciudad ya que los municipios son las células primarias de repercusión de los hechos.

En los jefes de estado, cualquiera sea la jurisdicción, no es una gestión menor. Es que los bienes y la vida de las personas están en consideración.

En los últimos años, quienes siguen los procesos de mejor equipamiento en seguridad a un distrito a través de las fuerzas especializadas como es la policía, gravitan en favor de la prevención del delito y cuando éste se consuma, en el esclarecimiento.

En ese sentido, Nueve de Julio ha sumado cerca de doscientas cámaras de seguridad, la Dirección Distrital de Investigación – DDI – con raíz de Bragado, el Grupo Apoyo Departamental (GAD), el Grupo de Acción Motorizada (GAM), Policía Científica, la Delegación de Análisis e Investigación de las Comunicaciones – DAIC-  y a su vez, gestiona por oficinas de Narcotráfico.

A estos, los índices delictuales han mermado y lo que se considera en la jerga policial como delitos graves, desde hace tiempo no se observan.

A su vez, ante los hechos de cada día, se esclarecen con inmediatez un porcentaje muy importante.

Muchas veces, como el aire que se respira, nadie se detiene a pensar sobre su importancia.

En esa línea de logros, recientemente y en cuarentena, una decisión del Ministerio de seguridad, quitó los agentes del orden en los controles de acceso a ciudades y poblaciones distritales. Recientemente el intendente Mariano Barroso reiteró su preocupación y esa consideración fue contemplada por los Concejales de la oposición, incluidos espacios que no tienen representación en el Concejo Deliberante pero que son escuchados, y se aprobó por unanimidad elevar un pedido formal consensuado, para que nada merme. Por el contrario, ir por más en el interés del cuidado de los bienes y personas.

En el fondo se apreció y considera el apoyo institucional a la policía ya que tras cada palabra en esa dirección está el hecho concreto que evidencia ese anuncio, tales patrulleros, equipamiento, mejoras edilicias en el la central de la Jefatura distrital y destacamentos, por enumerar algunas pocas.

Es decir, lo alcanzado es valorado y cuando un servicio se reciente, por mínimo que sea, surgen las voces de alerta, desde todos los sectores de la comunidad.

El gobierno de la provincia a través de reformas que impulsa el Ministerio de Seguridad creó 14 Superintendencias de Seguridad Regionales y se señaló que la medida responde a la búsqueda de mejorar la coordinación estratégica, dirección, control y supervisión entre todos los uniformados.

En ese camino, recayó en 25 de Mayo, la Superintendencia de Seguridad Regional Oeste I, con alcance a los distritos de Luján, Chacabuco, Mercedes, Marcos Paz, Bragado, Alberti, Chivilcoy, Suipacha, Navarro y General Las Heras

Comprende a la Policía Local, Comando de Patrullas, la Policía de Seguridad Rural y las comisarías de la mujer responderán a una única voz dentro del distrito, más allá de mantener sus estructuras orgánicas internas.

Tras estos antecedentes, la seguridad de Nueve de Julio puede quedar muy comprometida. En las últimas, ha circulado con mucha fuerza, que la jurisdicción dejará de contar la Dirección Distrital de Investigaciones – famosas DDI – y el Subcomisario Bruno Sbrissa, joven toldense que se lo observa con alto compromiso diario en la labor policial, al frente de la Estación o central de la policía local, sería desplazado debilitando un equipo que coordina con dedicación. Seguirían su ruta, el segundo Jefe Sub-comisario, Lionel Bece y el Jefe de Calle, Oficial Ayudante, José Rojas.

Se suma que un fuerte rumor da cuenta que es comienzo de un proceso de desmantelamiento de la policía. Se echarían por la borda, esfuerzos, gestiones, dineros invertidos y una policía con mínima fuerza de acción.

Las instituciones se enriquecen con hombres comprometidos y que lleva con dignidad sus labores. Un debilitamiento de las mismas, y en un aspecto tan central como la Seguridad de los bienes y personas pone a un distrito indefensible.

Una gestión en conjunto como lo exteriorizado el jueves último en el Concejo Deliberante, para que la policía vuelva a los controles de ingreso la ciudad y pueblos del distrito, es un buen hilo conductor de comenzar a observar que los temas superadores unen mucho más que mezquindades sectoriales.

Que desdé el Ministerio de Seguridad bonaerense se contemple mantener las áreas policiales y procurar más, en el bien de la prevención y esclarecimiento inmediato de hechos delictivos, con fuerzas localizadas, que debilitamientos que ponen en zozobra a la población.