viernes, diciembre 3, 2021

Pensar el futuro de nuestro país después del Coronavirus

Escribe para Cadena Nueve, Felicitas Beccar Varela*

Nuestro mundo conocido ha mutado y lo seguirá haciendo por un tiempo más. El futuro se torna difícil de imaginar, situación que nos puede generar miedo y el miedo paraliza. Es tiempo de coraje, de esperanza pero también de acción.
Debemos hacer un esfuerzo para entender la realidad actual, digerir la abundante información y hacer nuestro propio diagnóstico de lo que estamos viviendo. A partir de allí pensar cuales son nuestros desafíos frente al futuro que imaginamos y queremos construir.
El funcionamiento de la República, siempre es imprescindible, pero en este contexto de pandemia y emergencia se torna inexorable.
El Poder Legislativo representa a las personas, y es este momento en el que más necesitamos que lo haga: que se le dé respuestas a las demandas que plantean los vecinos, y que ejerza el control de la administración llevada adelante por el Poder Ejecutivo.
La interrupción en el funcionamiento de los Poderes altera un país y lo que está en juego es la República.
En coyunturas de emergencia, como la que estamos viviendo, salimos de manera ordenada, fortaleciendo las estructuras jurídicas, alineados desde el diálogo y el consenso de todos, sin prejuicios que nos definan, con transparencia, sin especulaciones de cada acción que se adopta para el bien común, en una articulación simétrica de los poderes del Estado.
Esta pandemia nos tiene que ayudar a pensar: ¿cómo podemos salir mejores? Tenemos que aportar ideas, hacer entre todos una mejor sociedad y un Estado más cercano, y eficiente, sin perder los controles necesarios.
En todos los países las consecuencias económicas por el Coronavirus han sido críticas, en mayor o menor medida, para el Estado y para sus ciudadanos.
El preámbulo de nuestra Constitución nos exhorta a afianzar la justicia, mientras las noticias dan cuenta de la liberación exprés de condenados en provincia de Buenos Aires. El Patronato de Liberados ya advierte que no cuenta con medios para seguir a tantos. La Argentina asumió internacionalmente el compromiso de investigar, juzgar y condenar a los responsables de todos los delitos cometidos, plantear en este contexto, la liberación de detenidos con procesos avanzados, además de vulnerar la seguridad e integrad de las víctimas, nos puede llevar a incurrir en responsabilidad supra nacional.
Es momento de debatir cómo vamos a acompañar a las PyMEs, a las industrias, qué planteamos respecto a nuestro Comercio Exterior, como alivianar la caída de ingresos en oficios y profesiones autónomas y cómo fomentar la lucha contra el desempleo a través de mecanismos que favorezcan la inversión y garanticen la seguridad de las relaciones emprendedoras, las industrias y la tecnología aplicada a la eficacia de las mismas.
El coronavirus puso a prueba el sistema sanitario a nivel mundial. En Argentina tomamos nota del atraso y la vulnerabilidad de gran parte del nuestro. Tenemos la oportunidad histórica de generar una planificación para atender la coyuntura pero sentando bases de las expectativas sobre cómo y con cuales recursos vamos a proteger a nuestro profesionales de la salud para brindar un servicio tan esencial como el derecho de cada ciudadano argentino a acceder a él.
Para salir de la crisis uno de los caminos incuestionables es que vamos a necesitar ademas de confianza y crédito, más mercados y no menos y la coyuntura de la pandemia no puede frenar negociaciones de largo plazo que durante tanto tiempo y a través de los gobiernos, fuimos construyendo en bloque como país miembro del Mercosur. Abrir nuevos mercados también nos ayudará a no entorpecer la negociación por la deuda y sus dificultades.
El coronavirus nos vino a mostrar el estado del Estado. El atraso que existe en temas de modernización y la escasa participación ciudadana, herramienta fundamental a la hora de impulsar las transformaciones sociales, económicas y urbanas de alto impacto.
Cuando este aislamiento finalice, habrá que emprender el camino basado en el consenso de toda la sociedad, civil y política sobre reformas institucionales. Tenemos que trabajar de manera local, provincial y nacional para que se lleve adelante un debate que nos permita posicionarnos en el lugar que allane el camino y finalmente resuelva nuestras falencias estructurales con oportunidades basadas en valores constructivos, en el respeto por el otro, en el sentido común de las transformaciones estratégicas sostenibles a largo plazo, trascendiendo gestiones en el desarrollo de futuras generaciones.
*Senadora de la Provincia de Buenos Aires

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas noticias