sábado, noviembre 27, 2021

Hace 1840 años fallecía el autor de ‘Meditaciones’ obra de autoconfianza que tiene vigencia

Se trata del filósofo y emperador romano Marco Aurelio Antonino

En el año 180, el 17 de marzo falleció enfermo de peste en Vindobona -actual Viena, Austria-, el emperador romano y filósofo estoico Marco Aurelio Antonino.

Fue el autor de la gran obra, “Meditaciones”, que sigue teniendo vigencia ya que constituye una especie de testamento interior válido para cualquier época, aceptando el destino con la autoconfianza que da la serenidad.

El trabajo escrito en griego en 12 tomos o volúmenes constituye una serie de reflexiones fuera del tiempo y sin cronología, lo que permite ser considerada que se adapta a toda época.

Los libros contienen meditaciones o reflexiones sobre la condición humana, la vida, la muerte, el universo, la creación, la moralidad, la fortuna, los valores en los que las personas deben inspirarse.

Marco Aurelio destaca la impotencia del hombre ante Dios y hace consideraciones sobre el alma, entendida como espíritu.

El trabajo es considerado como uno de los mejores manuales de ética que nos ha dado la historia.

El ser humano no es libre, sino que la vida de cada uno está perfectamente prefijada por su destino. No importa aquello que hagamos, ni aquello que vivamos o las elecciones que tomemos: todo está ya escrito de antemano. No sólo eso, sino que es así para bien. Es la naturaleza humana, en perfecta sintonía con la voluntad divina, la que establece cuál será el curso de nuestra vida.

Puesto que esta está determinada, lo único que hemos de hacer nosotros es actuar conforme a nuestra naturaleza, es decir, respetando nuestro destino. No existe alternativa, y si la perfecta inteligencia de la naturaleza nos lo ha impuesto es porque así es como ha de ser.

A través de sus páginas, el emperador-filósofo, invita a vivir frugalmente, alejándonos de los placeres y pasiones animales, y a centrar nuestra existencia en vivir conforme a la naturaleza racional del hombre.

En obra destaca que el pasado ya no es, el futuro no ha llegado. Por tanto, es inútil gastar nuestra energía pensando en ellos. Toda nuestra atención ha de estar en el presente, único tiempo en que tenemos poder. Además, este es el único modo de proceder acorde a la lógica: no hemos de preocuparnos por el futuro porque está predeterminado y, aunque quisiéramos, no podríamos cambiarlo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas noticias