Con devoción a María se peregrinó al Monasterio Benedictino de Los Toldos

Compartir

Todo comenzó con una Misa en el Santuario de Nuestra Señora de Fátima. Fue anoche desde las 20 hs., tal como contara CN desde su Plataforma Digital.

La Peregrinación al Monasterio Benedictino, Santa María de Los Toldos,  despertó mayor entusiasmo que ediciones anteriores. Se pudo observar en la concentración y sobre todo en quienes acompañaron a la columna que había decidido pasar la noche bajo las estrellas de la Ruta 65, hasta la unión de las Avdas. Mitre y esa vía de comunicación bonaerense.

Con un mensaje esperanzador y alentando a los peregrinos, el Obispo de Nueve de Julio, Ariel Torrado Mosconi les dio la bendición, en la salida. Todos iban fortalecidos espiritualmente y la mayoría lo hacía en la esperanza que las piernas acompañaran ese deseo.

Al igual que años anteriores, los colaboradores de la marcha lo hicieron cumpliendo con su rol y misión, policía (el flamante Jefe de la Comunal, Comisario Inspector, Gustavo Quemehuencho siguió de cerca la marcha), ambulancia, asistentes, equipos de paradas y demás, a los fines que la muchedumbre se desplazara pesando solo en María. Ellos también´, se unieron a la oración y disfrutaron de los rezos y cánticos que alegraron el peregrinar.

El arribo al Monasterio no fue en solitario. Los hermanos de Los Toldos, que habían salido cerca de la medianoche, ya que el trayecto de camino es más corto, fortaleció el entusiasmo al verse que se pudo caminar de la mano de María. También la Virgen negra los aguardaba, en postura de Bienvenidos!.

En su mensaje el Obispo, resaltó que lema de la peregrinación ‘Recibir la vida como viene’ ayuda a interpretar que ‘Se ha dado un sí a la vida’.

Seguidamente, Ariel Torrado Mosconi enfatizó que respeten y cuiden la vida en todas sus manifestaciones y en todos sus ciclos vitales. “El señor nos ha regalado la vida para siempre, esta vida terrena, germen y semilla de la eterna. Por eso queremos dar un Sí a la vida”, aseguró el prelado.

Asimismo destacó que “ante todo, cada uno debe renovar su amor y su pasión por la vida, cuidando la suya y la de los demás. Nuestra vida cobra sentido cuando amamos y vivimos para los demás. Y la misión de la Iglesia es justamente esa: ayudar a sus hijos a querer la vida, a darla en el amor, en el sacrificio, en la entrega generosa”.

Por eso exhortó a los fieles a “comprometerse para valorar y redescubrir el sentido más hondo y más profundo de la vida”. “Ella jamás es una amenaza, siempre es un regalo; jamás es un problema, es el principio de una solución”, puntualizó.

En el grupo se pudo observar a jóvenes recuperados de las adicciones de Hogares de Cristo del Gran Buenos Aires y de Nueve de Julio.

Con este propósito, llegaron a Nueve de Julio miembros de los Hogares “Cristo Obrero” del Padre Mujica (Villa 31) y “Beato Ceferino Namncurá” del barrio Wiliam Morris (partido de Hurlingham), quienes acompañaron la peregrinación por la ruta, brindando sus testimonios personales sobre las azarosas situaciones de vida que los llevaron a caer en las adicciones y sobre su recuperación, que fue posible gracias al descubrimiento de su fe.

El video del canal Cadena Nueve de youtube integra junto a la emisión en Diario Cadena Nueve Facebook, integran la Plataforma Digital CN