viernes, diciembre 3, 2021

En el Día Internacional de ‘Concientización sobre el Ruido’ piden que sean delito ciertas manifestaciones sonoras

ruidos

El Día Internacional de Concienciación sobre el Ruido es una campaña internacional de concienciación de los ciudadanos sobre este contaminante ambiental, que pretende alertar sobre los efectos adversos para el bienestar y la salud de las personas. Esta campaña fue creada en 1996 por el Center of Hearing and Communication (CHC), y se conmemora el último miércoles de abril de cada año.

El ruido afecta a las personas de múltiples formas, pero únicamente los efectos auditivos y la molestia parecen ser asumidos realmente, lo que desincentiva las actuaciones por parte de las autoridades y gestores de actividades ruidosas. En esta jornada, universidades, autoridades, centros de investigación y departamentos de salud pública organizan múltiples actividades para hacer tomar conciencia a la ciudadanía y las administraciones públicas, llamando a una militancia contra el ruido que consiga, en el largo plazo, reducir los niveles existentes, especialmente en las ciudades.

El ruido ya afecta a más personas que el tabaco y sus efectos son considerados muy perniciosos señalan Vecinos Contra la Agresión Acústica, que es un conjunto de 11 nucleamientos de entidades que, en distintos puntos del país, luchan contra la contaminación sonora.

Desde las redes sociales van más allá. Hay quienes impulsan que en la próxima reforma del código penal sean consideradas como delitos determinadas emisiones sonoras que pueden resultar perjudiciales para la salud de la población.

En los últimos años creció el número de adolescentes afectados por hipoacusias derivados de la exposición al ruido alcanzando el 12% del total.

La Red de Vecinos contra la Agresión Acústica señala que siete de cada diez personas se ven afectadas por el ruido, mientras que la afección por el tabaco alcanza a cuatro de cada diez.

Agregan que la afección por el ruido está muy lejos de ser sólo una molestia. Estar expuesto a ruidos como los de la música de baja frecuencia como la de las fiestas electrónicas afectan el sistema inmunológico y puede provocar innumerables trastornos, hasta un conjunto de síntomas que en los niños se confunde con el Trastorno por Déficit de Atención (TDA). Es por eso que buscamos que la emisión de ruidos tan nocivos como la música de baja frecuencia que afecta a todas las personas en un radio de 10 kilómetros desde donde se emite) no sea considerada una falta, sino un delito, a menos que se cumplan con las condiciones de aislación necesaria para los lugares que la usan.

En la provincia rige un disposición por la cual se prohíben los altoparlantes callejeros estáticos, en autos o desde los aviones, por sumarse a los ruidos que dañan la salud, sobre todo en niños, personas mayores, enfermos, mascotas y discapacitados y sin embargo en los municipios se permite su funcionamiento y cobran por la autorización en abierta violación a la prohibición vigente.  Además, atentan contra la privacidad de las personas ya que no tienen la elección de ‘no escuchar’.

Se protege la contaminación sonora, tomada desde el punto de vista de que cada ser humano tiene derecho a un ambiente sano, está constituida por un abanico bastante amplio de casos y situaciones en los cuales, ciertamente, ese derecho de todos se ve frecuentemente avasallado por el supuesto derecho de los demás a ejercer ciertas actividades.

La música u otros sonidos estridentes, los escapes libres de autos y motos, los altoparlantes de la publicidad ambulante y el ruido y vibraciones provocado por el funcionamiento de máquinas y herramientas de trabajo constituyen quizá los aspectos más relevantes de esta problemática que afecta en general a la comunidad toda.

552898cc827d1

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas noticias