domingo, enero 16, 2022

Viviendas rurales se pueden calefaccionar con energías renovables

efeef0e61e3e06dd7c4feaa565e67c1f

Investigadores de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) desarrollan un prototipo para la calefacción de viviendas rurales construido con materiales estándares, disponibles en el mercado, y basado en la utilización de energías renovables.

El Instituto de Investigación y Políticas del Ambiente Construido (IIPAC) trabaja desde hace más de una década con agricultores familiares del cinturón hortícola platense y durante esos años ha podido detectar que una de las principales dificultades en la habitabilidad de la vivienda es la climatización, y también la de sus espacios productivos, indicó la UNLP en un comunicado.

Graciela Viegas, directora del proyecto de extensión universitaria, explicó que “existen problemas históricos relacionados con la inversión destinada a mejorar el hábitat socioproductivo en terrenos donde los agricultores sólo son arrendatarios”, lo que hace que “las inversiones sean transitorias”.

Este desarrollo, dijo, “busca mejorar la climatización en la vivienda y además en los espacios productivos agropecuarios, como las parideras porcinas y los criaderos de pollos”, que actualmente usan energía convencional con infraestructura de baja eficiencia y un grado importante de contaminación. Esos sistemas, dice el informe, son peligrosos para la salud de los ocupantes y generan un gasto que las familias no pueden afrontar debido a la escasez de recursos económicos.

El proyecto de la UNLP propone la adecuación e implementación de un sistema solar de climatización que evita emisiones contaminantes en los ambientes y es adaptable a diferentes espacios de uso (habitacional o productivo), mediante una tecnología sencilla en la construcción, montaje y desmontaje que permite a su vez reconfigurar o relocalizar los equipos, asegurando que la inversión pueda trasladarse a otro lugar.

El ingeniero Juan Jodra, investigador del IIPAC, detalló que “se trata de sistemas modulares, constituidos por acumuladores/amortiguadores térmicos, conformados por bloques premoldeados de hormigón y tubos de agua estanca de gran capacidad térmica”.

Los equipos “se colocan en los espacios cercanos a ventanas o vidrios por donde ingresa la radiación solar, absorben energía radiante y aportan energía térmica permitiendo sostener una temperatura de base para la climatización sustituyendo la energía fósil o reduciendo sustantivamente su uso”, explicó.

El novedoso sistema está compuesto por “una masa de acumulación térmica pesada, sólida, conformada por los bloques de cemento u hormigón con capacidades caloríficas menores (calor específico del hormigón 0.25 kcal/kg°C), y con retardo térmico significativo” y otra “líquida, utilizando agua envainada en múltiples tubos plásticos u equivalentes, que permiten a partir de su mayor capacidad calorífica, aumentar la energía captada en el mismo tiempo de exposición a la radiación solar (calor específico del agua 1kcal/kg°C)”, detalló.

Los bloques premoldeados de cemento u hormigón brindan parte de la acumulación de calor y capacidad de retardo; mientras que el agua cuadriplica la capacidad de carga con una relación de retardo muy inferior, entregando calor en forma mediata.

Los profesionales destacaron que ambos materiales tienen costos relativamente económicos y su sencilla resolución permite aplicarlo en viviendas de recursos económicos escasos, con el consabido ahorro de energía en calefacción.

Fuente: El Día

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas noticias