domingo, enero 16, 2022

También se recordó al Padre Pedro Trasevet en Trenque Lauquen a cinco años de su deceso

18057643_10209235629111332_7127924393967522913_n (2)

Durante la celebración que se concelebró con otros sacerdotes de la diócesis en Trenque Lauquen, Monseñor Ariel Torrado Mosconi brindó su testimonio de los testimonios que recogió sobre su figura. “No conocí al Padre Pedro en persona y, sin embargo, me ha llegado impresionándome, su testimonio de vida”, reconoció.

Sin embargo no dudó en remarcar algunas grandes virtudes espirituales que tenía  el sacerdote, sobre todo las de su  inmenso espíritu caritativo y sus testimonios sacerdotales y misioneros. “Tanto creyentes como no creyentes coinciden que su caridad era no declamada sino operante y, como una muletilla muy propia suya, era sin lugar a dudas un concreto…. Un amor concreto que se traducía en el respeto y delicadeza en el trato para con los demás. Primero era el otro, se postergaba, buscaba conscientemente el último lugar. ..Era el primero en servir”, subrayó Torrado Mosconi.

Asimismo recordó su caridad hacia los pobres, los enfermos y los sufrientes. “Desde la acción de Cáritas en la ciudad de Nueve de Julio hasta su acción con los presos en Trenque Lauquen podemos anotar mucho en el “haber” de su caridad. Son innumerables los testimonios recibidos en este sentido. Por ejemplo, cuando sonaba el timbre de la casa parroquial y sabían que era alguien que venía a pedir comida o dinero, él saltaba de la mesa diciendo “es Cristo”, e inmediatamente salía a atenderlo. O sus visitas por la mañana para llevar las facturas que le daban en la panadería para los presos o no irse a acostar sin antes pasar a visitar los enfermos que estaban internados”

También destacó su acción eclesial que “floreció por todas las parroquias por donde pasó y su actitud ante el fenómeno de la religiosidad popular. “No se perdía peregrinación, casi no le quedaba santuarios por conocer y repartía rosarios y medallitas a manos llenas”.

No quedó al margen el  profundo testimonio sacerdotal que se manifestó “a través de las numerosas vocaciones sacerdotales que despertaba y suscitaba, las que acompañó y alentó incondicionalmente”. En cuanto a su trabajo intenso misionero, el obispo remarcó que el Padre Pedro no era tal solamente “porque vino del viejo mundo sino porque para él no había límites, ni fronteras, “ni raya ni alambrado” para su misión sacerdotal… Caminador, andariego, viajero como el que más. Hasta me parece la plasmación “plástica” de esa expresión del Papa Francisco “callejear la fe” Me decían que había en él un gusto, una atracción y un entusiasmo que lo impulsaban a meterse en todos los ambientes, en ir hasta el último rincón, en buscar a los más alejados o marginados por cualquier motivo”.

“En el Padre hemos tenido un auténtico testigo de Jesús resucitado, de su evangelio y de su amor, porque lo predicó con palabras y lo llevó a la práctica en sus obras de misericordia”  finalizó el obispo.

Recordemos y tal como informara CN, la misa en Nueve de Julio, en su memoria estuvo a cargo del cura párroco Guillermo Gómez, al que acompañaron el padre José Luis Rossi y el diácono Ariel Palanga. Allí se leyó el testamento espiritual que se resume en tres palabras: gratitud, perdón y entrega. En forma completa se puede leer en  (http://www.cadenanueve.com/2017/04/25/se-rezo-por-el-eterno-descanso-del-padre-pedro-traveset/

Padre Pedro Traveset1

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas noticias