viernes, enero 21, 2022

En Quito una adaptación de ‘La Guerra de los Mundos’ dejó cinco muertos y una emisora fue incendiada

OrsonWellesLa radio sigue siendo el medio más significativo de comunicación como disparador de imágenes mentales en los oyentes. Cada uno lo crea y recrea a su manera. Es por excelencia el medio de comunión masivo verdaderamente gratis para quienes la escuchan. Su única inversión es una pila como fuente de alimentación del receptor.

En 2016, se recuerda hace 67 años, que en Ecuador radio Quito, adaptó la versión de ‘La Guerra de los mundos’ que sobre un libro de ciencia ficción, Orson Wells, un gran creativo en radio, teatro y cine – padre de los guiones modernos en imagen y sonido – de gran talento, teatralizó en la  Columbia Broadcasting System (CBS). Fue el relato de un guión radial que impactó en los oyentes por la ‘realidad’ informativa y ocasionó pánico y hasta hubo suicidios ante la llegada del fin del mundo por la invasión marciana a Nueve York.

Se mostró desde entonces la fuerza de la radio que sigue vigente y pese al paso del tiempo se sigue haciendo referencia a la importancia del medio y del hecho, con estudios que van desde los efectos de la comunicación, hasta lo sociológico y como motivación de mensajes en los oyentes.

El 21 de febrero de 1949, en Ecuador se llevó a cabo una adaptación similar a la de Welles, en Radio Quito. La emisora era de las más prestigiosas del país. El director Leonardo Páez quiso que el radioteatro fuese lo más real posible, y muy pocos estaban al tanto de la farsa. Un locutor interrumpió la transmisión de un número musical en vivo para informar sobre un supuesto objeto volador sobre las islas Galápagos, y más tarde, que un platillo volador había descendido en las afueras de la ciudad. Los actores de radioteatro hablaban a través de un vaso para distorsionar su voz, y se oían supuestas órdenes militares de fondo, y supuestos mensajes provenientes de otras radioemisoras avisaban del peligro de una nube de gas venenoso que se acercaba.

La transmisión no duró más de 20 minutos, hasta que la gente descubrió la verdad. Se produjo una verdadera agitación popular; primero tiraron piedras y ladrillos contra el edificio de El Comercio -donde funcionaba la radio y este periódico, ubicado en el centro de la capital -. Los aceites de la imprenta del periódico, sumados al papel, hicieron que el incendio tomara fuerza rápidamente. La policía, viendo que se trataba de una burla, no socorrió a los artistas, periodistas y demás personas del edificio, quienes intentaron ponerse a salvo saltando al techo de otro edificio colindante.
Cinco personas murieron entre las llamas. Los daños se calcularon en 8 millones de pesos de entonces, muy por encima de lo que cubría el seguro, que era menos de la mitad. Aparte varias personas se suicidaron debido al susto causado. Este hecho fue transmitido por el periódico después de la tragedia.

Radio Quito estuvo fuera del aire durante dos años, reanudando su transmisión el 30 de abril de 1951.

A 67 años de ese hecho histórico para la radio en sí, la fuerza de las Estaciones sigue teniendo vigencia y hoy la tecnología trabaja para la radio del futuro – inmediato – donde desde cualquier aplicación en los modernos celulares y tablet se podrá escuchar en el lugar elegido del planeta por el oyente, la radio de su elección. También los formatos y los estudios de radios serán distintos. Pero lo más importante está en la formación académica y ética del emisor para evitar hechos, incluidos los de menor trascendencia, pero de daño propio del mensaje, como el que se recuerda. Las instituciones y comercios sabrán acompañar esas diferencias para que la radio siga vigente, a la hora de su inversión publicitaria o institucional, de tal manera que la radio, siga siendo La Radio!

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas noticias