sábado, mayo 21, 2022
sábado, mayo 21, 2022

Es Santa Lucia cuyo nombre significa ‘Luz para el mundo”

Santa lucia

Santa Lucía es venerada en la Iglesia católica, ortodoxa y luterana. Fue una mártir cristiana que padeció durante la Persecución de Diocleciano. Nació en 283, en Siracusa, Sicilia y murió en 304. De acuerdo con la tradición Lucía era de padres nobles y ricos,  y su nombre significa “Luz para el mundo”.

La historia cuenta que Lucia consagró su vida a Dios e hizo un voto de virginidad. Su madre que estaba enferma, la comprometió a casarse con un joven pagano y ella, para librarse de ese compromiso, la persuadió para que fuese a rezar a la tumba de Águeda de Catania a fin de curar su enfermedad. Como su madre sanó, Lucía le pidió que la liberara del compromiso, le dejara consagrar su vida a Dios y donara su fortuna a los más pobres. Su madre accedió. Pero su pretendiente la acusó ante el procónsul Pascasio debido a que era cristiana, en tiempos del emperador Diocleciano.

Cuando Lucía fue arrestada bajo la acusación de ser una cristiana, Pascasio le ordenó sacrificar a los dioses. Entonces Lucía dijo: “Sacrificio puro delante de Dios es visitar a las viudas, los huérfanos y los peregrinos que pagan en la angustia y en la necesidad, y ya es el tercer año que me ofrecen sacrificios a Dios en Jesucristo entregando todos mis bienes.” Irritado Pascasio por lo que dijo Lucía, ordenó a sus soldados a que la llevaran a un lupanar para que la violaran y luego se dirigió a Lucía diciéndole: “Te llevaré a un lugar de perdición así se alejará el Espíritu Santo”. Los soldados la tomaron para llevársela, pero por más que se esforzaban no podían con ella, probaron también atarla con cuerdas, en las manos y en los pies, pero por más que se esforzaban no podían. Inexplicablemente la muchacha permanecía rígida como una gran piedra. Pascacio al enterarse de lo sucedido, acusa a Lucía de brujería y por esa razón fue llevada a la hoguera, pero el fuego no le hizo daño alguno. Al ver esto, ordenó a que le sacaran los ojos, pero a pesar de estar ciega siguió viendo. Pascasio furiosamente la condenó a ser decapitada.

El 13 de diciembre de 304 Lucía sintió que su martirio estaba finalizando y que había llegado el momento de confesar su amor a Jesucristo. Ella se arrodilló preparada para su golpe mortal. Pero primero quería hablar con la multitud que, mientras tanto, se habían reunido a su alrededor: La persecución de los cristianos está terminando, la paz para la Iglesia era inminente y la caída del emperador Diocleciano. Les recordó que Siracusa siempre sería un honor, así como su veneración a Agueda de Catania. Cuando hubo terminado de hablar, le cortaron la cabeza. Fue sepultada en el mismo lugar donde, en el año 313, fue construido un Santuario dedicado a ella.

Según la tradición divulgaron su historia por toda Sicilia especificando que “consagró su virginidad con el martirio, pues a Dios agrada tu pureza y santidad”.

Es la patrona de la vista debido a una leyenda en la Edad Media que decía que, cuando Lucía estaba en el tribunal, aun sin ojos, seguía viendo. También es patrona de los pobres, los ciegos, de los niños enfermos y de las ciudades de Siracusa y Venecia. También es patrona de los campesinos, electricistas, choferes, fotógrafos, afiladores, cortadores, cristaleros, sastres y escritores.

En nuestro país, se celebra el Día del Óptico cada 13 de diciembre en coincidencia con la festividad católica de Santa Lucía, “la que lleva luz”, considerada Protectora de la vista. Desde Cadena Nueve enviamos un cálido saludo a los profesionales, docentes y estudiantes de la especialidad. Felicidades!.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas noticias