sábado, mayo 21, 2022
sábado, mayo 21, 2022

La mortalidad por ACV es más frecuente que por cáncer de mamas

o_1414623268

Según un estudio realizado en la Ciudad de Buenos Aires por la Asociación Argentina de Ataque Cerebral y Clínica de La Sagrada Familia, la mayoría de los porteños considera que el cáncer de mama es la enfermedad que causa mayor cantidad de muertes entre las mujeres.  Sin embargo, según las estadísticas del Ministerio de Salud de la Nación[1], casi el doble de mujeres mueren por enfermedades cerebrovasculares (9495 casos registrados) en relación a las tasas de mortalidad por tumores malignos de mamas (5660 casos registrados).

La encuesta ha sido realizada los primeros días de octubre en la Ciudad de Buenos Aires e intenta medir la evolución del grado de conocimiento que tiene la comunidad acerca de esta enfermedad. Casi el 60% de los entrevistados cree que no hay diferencias entre sexos en relación a los riesgos de sufrir un ACV y el  40% considera que los hombres mueren más por esta causa que las mujeres. Sin embargo, el ACV provoca mayor mortalidad entre las mujeres. Según datos de la Organización Mundial del ACV, 6 cada 10 muertes por ACV se producen en mujeres[2].

Actuar rápido

El tiempo que transcurre desde que se desatan los síntomas del ACV hasta la implementación del tratamiento es fundamental para revertir las secuelas que el ACV puede ocasionar en la salud de una persona. Un tercio de los porteños (34% de los encuestados) considera que el ACV es irreversible. No saben que si reciben tratamiento rápidamente pueden recuperarse. El Dr. Pedro Lylyk, presidente de la AAAC, alertó sobre esa situación: “el ACV es una enfermedad grave pero si la persona recibe un tratamiento específico dentro de las 3 horas, más de la mitad tendrá una recuperación completa o con secuencia mínimas” y enfatizó que es necesario seguir trabajando para concientizar en la importancia de acudir a centros especializados ante la aparición de la primera señal de alerta.

Si se comparan los datos de la última encuesta con los obtenidos en los años anteriores (el registro se viene realizando desde el 2011) el conocimiento de las señales de alerta del ACV ha crecido pero sigue siendo bajo. El 35,7 % de los encuestados entre 18 y 25 años aún no puede nombrar ninguna señal de alerta. Los problemas con la visión siguen sin asociarse al ACV. Sólo 1 cada 10 encuestados lo nombro como síntoma de ACV (10,7%).

El Dr. Lylyk propone la regla de las 5C para reaccionar rápidamente “Cabeza, dolor súbito y de máxima intensidad; Confusión, dificultad para hablar o entender; Cuerpo, debilidad u hormigueos en la mitad del cuerpo; Caminata, inestabilidad en la marcha o pérdida de equilibrio; Ceguera,  dificultad para ver con uno o ambos ojos”.

La buena alimentación, una aliada contra el ACV

Como bien sabemos una alimentación equilibrada, es clave para el correcto funcionamiento de nuestro organismo y la prevención de enfermedades.

Entre los entrevistados, creció la conciencia en relación a la importancia de la buena alimentación para disminuir los factores de riesgo del ACV. Un 28,9% lo consideró como el principal factor de riesgo y un 14% se lo asignó al sobrepeso. En la misma línea el 24,1% nombró al sedentarismo y el  19,7% al colesterol elevado.

Por eso es importante promover hábitos de vida saludable, a fin de erradicar el tabaquismo, el sedentarismo y la obesidad, y fomentar una dieta saludable (evitando el consumo elevado de azúcar, sal y grasas). Por ejemplo, en Argentina se consume en promedio 12.7 gr de sal (o 5 gr de sodio) por día, cuando la ingesta de sal recomendada por la OPS (Organización Panamericana de la Salud) es menor a 5.5 gr/ día.  La alimentación nunca va a excluir el sodio, ya que está presente en  todos los alimentos. Por eso, conocer o leer en las etiquetas la cantidad de sodio que contienen los alimentos y bebidas es esencial para regular nuestra dieta. La carne, por ejemplo, contiene 65mg de sal, el huevo 122 mg y el pescado 140 mg en 100gr; una rodaja de pan contiene 114mg; y tres medialunas tienen toda la cantidad de sal que una persona con hipertensión arterial puede consumir en una semana. Incluso en el agua encontramos sodio: si nos remitimos a los dos litros que son recomendados incorporar por día para lograr una hidratación adecuada, es importante destacar que el aporte de las aguas de alto contenido de sodio para dicho consumo es de 256mg por día, mientras que el de las bajas en sodio, es de 20mg por día.

Este 29 de octubre, el Dr. Pedro Lylyk encabeza múltiples actividades en la Ciudad de Buenos Aires para concientizar sobre esta enfermedad que afecta a más de 17 millones de personas en el mundo. En Plaza del Vaticano de 8 a 14  (en Cerrito y Viamonte, junto al Teatro Colón) se hará una nueva edición del “Cerebro Gigante”, una instalación dedicada a enseñar los signos, síntomas y primeros auxilios ante la aparición de un ACV. Además de información, se realizarán en forma gratuita estudios para evaluar el estado de las carótidas (involucradas en la mayoría de los ACV), se podrán efectuar controles de presión arterial y pulso cardíaco, y se realizará una clase abierta y gratuita de gimnasia. Personalidades del deporte y el espectáculo acompañarán la iniciativa. Por la tarde, en Plaza Houssay se esperará la charla magistral en Facultad de Medicina que darán los profesores eméritos  el Dr. Roberto Sica (neurólogo),  Dr. Armando Basso (neurocirujano) y el Dr. Pedro Lylyk (neurocirujano), la cual se transmitirá a las principales universidades y centros de salud de todo el país.

Metodología:
La encuesta consistió en 600 entrevistas telefónicas a ciudadanos de la Ciudad de Buenos Aires. El diseño muestral fue probabilístico y se consideraron las cuotas de sexo, edad y nivel socioeconómico de la población. Las personas entrevistadas correspondían 54% al género femenino y 46% al masculino, zonificado según comunas e identificados según segmento etario y clase social. A los participantes, encuestados a partir de los 18 años, se les preguntó en base a un cuestionario estructurado y estandarizado concerniente al conocimiento general sobre ACV  y las señales de alerta.

—-

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas noticias