viernes, mayo 20, 2022
viernes, mayo 20, 2022

Los Antibióticos ¿Pueden dejar de curar?

11782249_962629987189420_127717578249604831_o (1)

La Penicilina fue el primer antibiótico de la historia, marcando un antes y un después en el tratamiento de las infecciones, ya que se podían curar enfermedades que hasta entonces eran incurables y mortales. Su descubrimiento en 1928 y su incorporación para el uso en humanos en 1943 le valió a Alexander Fleming el Premio Nobel de Medicina en 1945.

Después de la Penicilina, se han ido creando nuevos antibióticos que han permitido mejorar la vida de las personas de todo el mundo por su capacidad de combatir enfermedades infecciosas.

Sin embargo, en los últimos años se ha detectado que los microorganismos se van haciendo cada vez más resistentes. Si bien toda clase de microbio puede desarrollar resistencia, el mayor impacto sobre las posibilidades terapéuticas actuales ocurre especialmente en las bacterias. El uso excesivo e inadecuado de los antibióticos, la automedicación, en incumplimiento de los tratamientos y la falta de cumplimiento de las leyes en cuanto a venta bajo receta de estas especialidades medicinales (Resolución 3835/69 del Ministerio de Salud de la Nación) han contribuido a este fenómeno de resistencia por parte de las bacterias a los antimicrobianos.

Lamentablemente, la industria farmacéutica no da abasto  para generar nuevos antibióticos que reemplacen a los que se van perdiendo por la aparición de resistencia ya que estos procesos de crear nuevos antibióticos demoran un promedio de 10 años.

Organismos nacionales e internacionales reconocen al tema de la resistencia bacteriana como un problema de Salud Pública. La Organización Mundial de la Salud propone la conmemoración de la Primera Semana Mundial de Concientización sobre los antibióticos del 16 al 22 de noviembre de 2015, bajo el lema “Antibióticos: Manejalos con cuidado” con el fin de sensibilizar a la población acerca de este problema creciente y preocupante.

Desde el Servicio de Infectología de la Clínica Independencia vigilamos el uso de antibióticos en los pacientes internados, y regulamos su uso preventivo en las intervenciones quirúrgicas  entre otras tareas, pero observamos con preocupación el mal uso que se hace de los antibióticos en nuestra comunidad y en las localidades vecinas.

¿Cuáles son las consecuencias de la resistencia a los antibióticos?

Si las bacterias se hacen resistentes a los antibióticos, las infecciones no se curan y se debe recurrir a antibióticos “más fuertes”, y aún así no se puede garantizar la curación.

Si usamos mal los antibióticos no sólo nos perjudicamos a nosotros mismos, sino que le quitamos esta herramienta fundamental de la medicina a generaciones futuras. Si una persona no toma correctamente los antibióticos, o los toma para situaciones que no lo requieren, no solamente sus bacterias se van a hacer resistentes, sino que también les puede pasar esas bacterias resistentes a quienes conviven con ella.

¿Cómo podemos contribuir al uso responsable y de antibióticos?

  • No tomando antibióticos (Cefalexina, Amoxicilina, etc.) por cuenta propia
  • Sólo tomar antibióticos cuando son recetados por un médico o un odontólogo
  • Consultando al centro de salud si tengo tos, fiebre, dolor de garganta, catarro (la mayoría de los resfríos son causadas por virus y no se necesita de los antibióticos para curarlos)
  • Tomando los antibióticos a los horarios que nos indiquen el médico o el odontólogo
  • Realizando el tratamiento  durante todo el tiempo que nos digan los profesionales

¿Hay otras maneras de evitar la resistencia?

Si, la prevención de las infecciones ayuda a que no tengamos que usar antibióticos con tanta frecuencia.

Algunas recomendaciones para prevenir infecciones en el hogar:

  • Higiene frecuente de las manos con agua y jabón
  • No acumular residuos en los domicilios
  • Manipular cuidadosamente los alimentos
  • Mantener limpios y ventilados los ambientes del hogar y el trabajo
  • Cumplir con el calendario de vacunación de los niños
  • Recordar que los adultos también nos tenemos que vacunar (contra el tétanos, la gripe, la hepatitis B y la neumonía)

Consulte a su médico de cabecera.

Las consecuencias del aumento de la resistencia bacteriana a los antibióticos las pagamos todos.

¡Sin tu ayuda los antibióticos pueden dejar de hacer efecto!

*Médicos Especialistas en Infectología
Clínica Independencia

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas noticias