domingo, octubre 17, 2021

Hace 85 años nacía María Elena Walsh

María Elena Walsh

Hace 85 años había nacido maría Elena Walsh. Fue en Ramos Mejía, donde se crió en un caserón con patio amplio, similar a las casas de muchas familias en las localidades bonaerenses, gallinero incluido, rosales, gatos, limoneros, naranjos y una higuera.

Por parte de madre – Lucía Elena Monsalvo – tuvo una hermana, Susana. Su padre habían tenido un matrimonio anterior, que dio cuatro hermanos. Enrique Walsh, tocaba bien el bien y la entusiasmó desde pequeña en la música, y la cultura infantil inglesa. Era un ferroviario, que trabajaba como jefe de contaduría del departamento contable del  Ferrocarril Oeste de Buenos Aires.

Esos primeros pasos la convertirán con el tiempo en poetisa, escritora, músico, cantautora, dramaturga y compositora, y llevó a Leopoldo Brizuela a decir que sus obras “lo escrito por María Elena configura la obra más importante de todos los tiempos en su género, comparable a la Alicia ( en el país de las maravillas) de Luis Carroll o a Pinocho; una obra que revolucionó la manera en que se entendía la relación entre poesía e infancia”.

En el panorama de la canción para niños de Latinoamérica, ella se destaca junto a grandes maestros como el mexicano Francisco Gabilondo Soler y la cubana Teresita Fernández.

Especialmente famosa por sus obras infantiles, entre las que se destacan el personaje/canción Manuelita la tortuga, los libros Tutú Marambá, El Reino del Revés o El monoliso, entre otras más, reflejada en sus 50 libros publicados. Se suman canciones populares para adultos, entre ellas Como la cigarraSerenata para la tierra de uno y El valle y el volcán. Otras canciones de su autoría que integran el cancionero popular argentino son La vaca estudiosaCanción de TitinaEl Reino del RevésLa pájara PintaLa canción de la vacuna (El brujito de Gulubú), La reina BatataEl twist del Mono LisoCanción para tomar el téEn el país de NomeacuerdoLa familia PolillalLos ejecutivosZamba para Pepe,Canción de cuna para un gobernanteOración a la justiciaCanción de caminantes, etc. Entre sus álbumes destacados se encuentran Canciones para mirar (1963) y Juguemos en el mundo (1968).

La conocida película de dibujos animados Manuelita (1990), dirigida por Manuel García Ferré para el público infantil, se inspira en su famoso personaje y reúne sus canciones.

Entre los artistas que difundieron el cancionero de María Elena Walsh se destacan el Cuarteto Zupay, Luis Aguilé, Mercedes Sosa, Jairo, Rosa León y Joan Manuel Serrat.

Se suman a los libros, más de 20 discos.

Esta destacada mujer que falleció en Buenos Aires el 10 de enero de 2011,  a los 12 años había ingresado a la Escuela de Bellas Artes Manuel Belgrano, en Barracas, donde más tarde se radicó. Tímida y rebelde, leía mucho de adolescente. En 1945, a los 15 años, publicó su primer poema en la revista El Hogar, número dedicado a la primavera, titulado Elegía e ilustrado por su compañera de colegio Elba Fábregas. Ese mismo año escribió también en el matutino La Nación.

En 1947, cuando contaba con 17 años, sufre la muerte de su padre y publica su primer libro, un poemario titulado Otoño imperdonable que recibió el segundo premio Municipal de Poesía, aunque el jurado se excusó diciéndole que no le habían otorgado el primero porque era demasiado joven.4 A pesar de su juventud, se trata de un libro notable, que llamó de inmediato la atención sobre ella del mundo literario hispanoamericano. Reúne poemas escritos entre los 14 y los 17 años, que sorprenden por la madurez expresiva y por un estilo natural, plenos de hallazgos y juegos líricos, como en “Término”, donde se define a sí misma como “un sitio donde florecerá la muerte”.

El libro fue elogiado por la crítica y por algunos de los más importantes escritores hispanoamericanos, como Juan Ramón Giménez, Jorge Luis Borges, Silvina Ocampo, Pablo Neruda y  Eduardo González Lanuza.

Luego de finalizar sus estudios secundarios en 1948, recibiéndose como profesora de Dibujo y Pintura, se radicó seis meses en Maryland, Estados Undios.

De vuelta en Buenos Aires y ya sobre el filo de la mitad del siglo, María Elena frecuentaba los círculos literarios e intelectuales y escribía ensayos en diversas publicaciones.

En 1951 publicó su segundo poemario, Baladas con Ángel. El libro fue editado en un mismo volumen con Argumento del enamorado, del igualmente joven escritor Angel Bonomini, quien por entonces era novio de María Elena. El volumen constituye un todo en el que dos enamorados intercambian sus emociones expresadas en versos.

En esta oportunidad María Elena recurre a la balada para construir su obra poética, una forma lírica construida a partir de la musicalidad de su estructura, probablemente reflejando la influencia de Jiménez. Las mismas muestran a la poetisa en un momento de optimismo y alegría inducido por el amor, pero a la vez dejan traslucir una insatisfacción de fondo que pronto estallaría. Estas emociones pueden encontrarse en Balada del tiempo perdido.

María Elena Walsh inició su asociación artística y afectiva con Leda Valladares en 1951 – había hecho un dúo Leda y María -en 1951, por carta. En ese entonces tenía 21 años, once menos que Valladares, una artista tucumana relacionada con el folclore del noroeste, hermana del mítico folclorista ‘Chivo’ Valladares.

En 1952 se instalaron en París y comenzaron a cantar canciones folclóricas de tradición oral de la región andina de Argentina, como carnavalitos, bagualas y vidales. También cantaron en cafés y boites.

De regreso en la Argentina en 1956, Leda y María realizaron una extensa gira por el Noroeste, en donde reunieron varias canciones que grabarían luego en sus dos primeros álbumes realizados en Buenos Aires.

Más tarde se separan, ya maría Elena decide comenzar a escribir sobre justicia social, feminismo y pacifismo, y leda siguió con el folclore.

Cuando aún se encontraba en París, María Elena Walsh comenzó a crear poemas, canciones y personajes infantiles.

En 1958 María Herminia Avellaneda le ofreció a Walsh escribir guiones de televisión para programas infantiles. Entre ellos se destacó Buenos días Pinky, protagonizado por Lidia Satragno (Pinky) y Osvaldo Papaleo, quien interpretaba a un abuelo. El programa duró solo tres meses, pero alcanzó un éxito notable, que le valió dos premios martín Fierro, por mejor programa infantil y revelación masculina para Osvaldo Pacheco) y el premio Argentores para la propia María Elena como guionista, otorgado en 1965.

Esa experiencia la hizo madurar la posibilidad de crear un género similar a un «cabaret para chicos» o un “varieté infantil”, que revolucionaría el mundo del espectáculo, el folklore y la música infantil.

Los sueños del Rey Bombo se estrenó en el Teatro Auditorium, de Mar del Plata, el 2 de febrero de 1959 por El Teatro de los Niños de Roberto Aulés. La obra pasa, en marzo del mismo año, al Teatro Presidente Alvear de Buenos Aires; en 1962 se repuso en el Teatro Cómico. El texto original está perdido y el único documento sobreviviente son las 8 canciones, editadas por Ricordi para voz y piano. “La marcha del Rey Bombo” y “El gato Confite” formarán parte del libro Tutú Marambá, publicado en 1960.19 El Libro Tutú Marambá incluye también algunos otros textos del espectáculo Rey Bombo, como Tringuiti Tranguiti, El Vendedor de sueños, y La Bruja Eulalia.

En 1960 Leda y María mostraron un notable viraje en su estilo al grabar el EP Canciones de Tutú Marambá, en la que cantan canciones infantiles que Walsh había escrito para los guiones que estaba realizando para la televisión. Allí se incluyen las primeras cuatro canciones que harían famosa a María Elena Walsh en la música infantil:  La vaca estudiosa,  Canción del pescador,  El Reino del Revés y Canción de Titina. A esto hay que sumar con raigambre popular, “Milonga del hornero”, “La vaca estudiosa”, “La Pájara Pinta”, “Canción del estornudo”, “La mona Jacinta”, “Canción del jardinero”, “Canción de la vacuna”, “Canción para vestirse” entre otras. 

En 1985 fue nombrada Ciudadana Ilustre de la Ciudad de buenos Aires, cinco años más tarde, Doctor Honoris Causa de la Universidad nacional de Córdoba y Personalidad Ilustre de Buenos Aires.

En 1994, se presentó  la recopilación completa de sus canciones para niños y adultos.

En el año 2.000 recibió, asimismo,el Gran Premio de Honor de la SADE.

También obtuvo dos Premios Konex de Platino en 1981, en la disciplina Infantil y en 1994, en la categoría Literatura Infantil.

Ya fallecida, el año pasado, recibió el Konex de Honor, premio otorgado a la figura más importante de las Letras Argentinas.

A 85 años de su natalico, maría Elena Walsh es recordada por generaciones enteras, ya que supo poner en letras sencillas y pagadisas, con historias para grandes y chicos, con músicas alegres para entretener, reflexionar, cultivar y hacer pensar, que una sociedad es mejor si construye entre todos los que la componen, y con alegría, la que trasmitió en toda su obra.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas noticias