domingo, octubre 17, 2021

Julián Domínguez: “La mayor violencia de una sociedad es la de la injusticia”

Villa 31

El presidente de la Cámara de Diputados de la Nación, Julián Domínguez, afirmó hoy que “somos parte de un pueblo que camina y lucha por su destino, y todos tenemos que ser constructores de la cultura del encuentro, como nos enseña reiteradamente el Papa Francisco”. Y agregó que “la mayor violencia de una sociedad es la de la injusticia”, al ser consultado por la prensa en el acto de homenaje al Padre Carlos Mugica en la parroquia Cristo Obrero, al cumplirse 40 años de su asesinato.

“Quienes más responsabilidad tenemos como pastor o dirigente político, más testimonio de la cultura del encuentro debemos dar si queremos construir una sociedad que se reconozca como parte de un destino común”, aseguró el titular de la Cámara baja. Y agregó: “Al Evangelio tenemos que vivirlo, al compromiso con los pobres tenemos que vivirlo, renovando su esperanza y recordando que la mayor violencia de una sociedad es la de la injusticia. Por eso nuestra convicción por la construcción de una sociedad más justa no tiene tiempo ni espacio y es la razón de ser en nuestro tránsito por la vida”.

Julián Domínguez, que participó además de la procesión que se realizó por la villa 31, sostuvo que “como dijo el Padre Mugica, el movimiento peronista es el movimiento de redención social más formidable que ha conocido nuestra Patria¨”. Y recordó que “después de Juan Domingo Perón, Cristina Fernández de Kirchner fue la primera presidenta en visitar la villa 31, en donde Mugica hizo su gran obra. Ese es el mejor testimonio de que este gobierno encarna los valores más genuinos del peronismo, y abraza la Doctrina Social de la Iglesia, en la que se basó Perón para sentar las bases de nuestro movimiento”.

“El legado que nos dejó Carlos Mugica es la política como vocación de servicio y como herramienta de cambio de las cosas que no nos conforman. Nos enseñó que el camino de la fe se expresa en el peronismo, porque es el pueblo que marcha por su liberación y no solamente espiritual, sino también económica, de las estructuras injustas que lo oprimen recordando asimismo que esta jornada de homenaje y encuentro se expresó en un abrazo fraterno de las comunidades de Latinoamérica”, concluyó.

La ceremonia fue presidida por el cardenal Mario Poli, y participaron además el equipo de sacerdotes para las villas, la hermana de la presidenta de la Nación, Giselle Fernández; el vicegobernador de la provincia de Buenos Aires, Gabriel Mariotto; Juan Manuel Abal Medina; los diputados nacionales Juan Vilarino y Juan Carlos Diaz Roig; y organizaciones sociales y de derechos humanos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas noticias