Los Concejales K recuerdan el «Día de la Memoria, la Justicia y la Verdad»

Ese día, las minorías que concentraban el poder económico y sus aliados imperiales, usurparon el control administrativo de nuestra Patria y mediante terrorismo de estado vulneraron los derechos humanos a la mayoría del pueblo. Los medios de prensa más importantes, Clarín, La Nación, La Prensa, y las corporaciones rurales, industriales y financieras que aportaron ideas, hombres y fondos para favorecer el genocidio, aumentaron sus privilegios y elevaron sus tasas de ganancias.24marzoPor la lucha de los trabajadores, de organismos de detenidos-desparecidos, y por el desprestigio de la irresponsable Guerra de Malvinas, esas élites dejaron nuevamente el manejo de la burocracia estatal a los partidos políticos, imponiendo mecanismos para asegurarse y acrecentar sus riquezas.

Mediante una exuberante e ilegítima Deuda Externa que solo a ellos benefició, impiden y dificultan el proceso de industrialización y esclavizan a nuestra patria como exportadora de bienes primarios. Con el control del Sistema Financiero y del Comercio Exterior, fugan capitales, extraen ahorro local con usura, blanquean fondos oscuros, y ahora buscan con desesperación una mega devaluación que eleve más sus ganancias. Y al concentrar la producción y difusión de la información, narcotizan la mente de los argentinos con falacias.

Quienes dieron el golpe de 1976, y que siguen manejando el poder fáctico en nuestra Patria, lograron en democracia formal y con estas cuestiones, preservar su hegemonía. Hasta que las políticas que se suceden desde 2003, con aciertos y errores, restringen y limitan, como nunca nadie desde 1983, las pretensiones de esas corporaciones, buscando recuperar derechos quitados a la mayoría del pueblo argentino.

El más honesto homenaje a la memoria de miles de compatriotas que aspiraban a una patria más justa, libre y soberana, es denunciar los intereses de esas minorías que quieren volver a aquel pasado, condicionando y desestabilizando al gobierno nacional de
la Presidenta Cristina Fernandez de Kirchner, mediante golpes mediáticos y económicos.
La mejor respuesta es profundizar aquellas políticas de inclusión, para que millones de compatriotas continúen accediendo a un mejor y más pleno goce de derechos humanos, como salarios y jubilaciones dignas, salud y educación pública con calidad y gratuidad, viviendas saludables, cultura de la solidaridad y la búsqueda compartida del bien común.
Los desaparecidos lo habrían querido.