Martín de Elizalde “Damos Gracias a Dios por el Nuevo Pastor”

Compartir

El Obispo de 9 de Julio lo señaló durante la Misa por el Papa Francisco

El Obispo de 9 de Julio celebró la Misa de Acción de Gracias por el Papa Francisco. Lo hizo en la catedral de 9 de Julio colmada de feligreses.

Entre los presentes se encontraba el Intendente Municipal,  Walter Battistella, acompañado de varios funcionaros de su gabinete Comunal. También estuvieron en la celebración, el Presidente del Concejo Deliberante Horacio Baglieto, el Titular de la bancada del radicalismo, Javier Fernández; el Presidente del Bloque PRO, Mariano Barroso y por la Frente para la Victoria K, Alberto Capriroli, entre otros dirigentes.

Acompañaron al Obispo en la celebración seis sacerdotes de la diócesis.

Monseñor Martín de Elizalde, leyó su homilía, la cual estuvo refería en su totalidad al nuevo Papa Francisco , expresando en el inicio que acompañamos en la celebración en el comienzo de su pontificado” , para agregar que “nos permita abrigar las más fundadas esperanzas de una conducción sana, animosa y creativa abierta a las nuevas necesidades.

Es preciso tener una mirada amplia para discernir los signos de estos tiempos siempre mirando a Jesucristo  como mensaje perenne de salvación, agregó el Obispo nuevejuliense.

Nuestra Iglesia es una organización terrenal, no quiere tener una presencia de poder, y no se conforma con las estadísticas favorables que las ocasiones extraordinarias y masivas pero que son intermitentes cuando no hay contenido y su vida es la comunión en el espíritu con su Señor Resucitado en camino para llegar al encuentro del Padre, agregó el celebrante, Monseñor Martín de Elizalde.

Esta comunión nos la otorgan los pastores unidos con el sucesor de Pedro, añadió el Obispo seguidamente para decir que lo hace junto a su ministerio, los sacerdotes, la acción litúrgica y caritativa de los diáconos,  los ministros, la generosidad de los fieles, la acción misionera y el testimonio de santidad de los bautizados.

El Pastor –el Papa- nos precede con su fé. Su elección por Dios, le confiere una misión y de esa misión tiene que dar cuentas, resaltó Martin de Elizalde, por lo tanto, “nosotros  debemos abrir los oídos del corazón para recibir la palabra y la orientación, el aliento y la corrección, sin despegarnos de su magisterio, sin olvidar que el Papa espera, y está quieto y que nuestra madurez y estabilidad se encuentran ahí. Nuestras iniciativas tienen que  estar delimitadas y definidas por  la naturaleza misma del ser cristiano”.

“Los Padres Cardenales encontraron que  Jorge Mario Bergoglio Arzobispo de Buenos Aires, ofrece las condiciones que su discernimiento espiritual estaba buscando para la iglesia de hoy. La actitud de los electores, fue una actitud de obediencia porque estaban atentos al soplo del Espíritu Santo. La respuesta afirmativa del Cardenal Bergoglio fue también un acto de obediencia frente a la voz de sus hermanos responsables de dar un  nuevo Pastor a la Iglesia. Nuestra  propia respuesta a partir de ahora tiene que ser semejante a cuanto hicieron los Cardenales y el mismo Papa Francisco. Recibir al pastor elegido con una obediencia alegre, con una confianza comprometida, con una disposición que se prepara desde la fe a ser profundamente coherente. No incorporemos a esta realidad maravillosa que pertenece al Misterio de la Iglesia nuestros proyectos y objetivos personales o de grupo. La acogida al nuevo Papa sea una confesión de fe. Una apertura irrestricta. Una puesta confiada en las manos de Dios, una entrega generosa para acudir, siguiéndolo, adonde él nos llame.

La coincidencia de esta celebración tan importante con la celebración de San José, esposo de la Santísima Virgen, y Patrono de la Iglesia Universal, nos muestra muchos aspectos, de la realidad de este momento. José, silencioso y desprendido, abierto con humidad, valiente y tenaz, se hizo cargo de María Santísima y del niño, que son el germen de la Iglesia, pues en esa Paternidad Divina, en ese nacimiento humilde comienza la Iglesia”, añadió el Obispo de la Diócesis Santo Domingo de Guzmán.

“El Papa tiene que imitar las virtudes de José que son las de todos los Santos, como él, recibe la inspiración de Dios hacia dónde ir, con que bagaje, como luchar de que manera resistir”.

“No le pidamos al Papa Francisco, que interprete como nos gustaría a nosotros su tarea y nuestra seguridad” , dijo Monseñor de Elizalde , acotar “ estemos unidos a él para percibir los signos de su guía y las simplificaciones acerca del camino sin dejar de considerar en nuestros corazones con fidelidad y con inteligencia el sentido de nuestra pertenencia a la Iglesia y la abundante riqueza de la experiencia de Dios”, acotó el sacerdote.

“Pero nosotros también imitemos a José: Seamos como él obedientes y solícitos, atendamos a las cosas eternas y no a las que solo son terrenales.  No nos quedemos en el imperialismo de méritos que no son nuestros, de misiones que no asumimos ni comprendemos porque estaríamos buscándonos a nosotros mismos”, expresó el Obispo.

Tras la última oración, “Vayamos en paz” …la Catedral estalló en un fuerte e intenso aplauso, por el Papa Francisco.

Misa PapaMisa Papa Obispo
Misa Papa Feligreses