El Defensor del Pueblo de la Provincia repudió el fallo del caso Marita Verón

La decisión de la Justicia de Tucumán de absolver a los trece imputados por la desaparición de Marita Verón “es un lamentable retroceso en la lucha contra las organizaciones de trata de personas y sus cómplices”, sostuvo el Defensor del Pueblo de la provincia de Buenos Aires, Carlos Bonicatto.

El Defensor, además de expresar su más enérgico repudio al fallo del tribunal tucumano, insistió en la necesidad de profundizar la investigación del caso para llegar a una absoluta y firme condena desde los ámbitos de gestión política, el Congreso Nacional, las legislaturas provinciales y la sociedad en su conjunto.

Bonicatto reivindicó la lucha de la madre de Marita, Susana Trimarco, en la “búsqueda incansable de justicia para su hija; la denuncia permanente de las redes de trata, que le permitió liberar a más de 150 mujeres y jóvenes forzadas a ejercer la prostitución y su rol fundamental en la sanción de la ley nacional, que significó un avance institucional en la prevención y erradicación de la trata de personas”.
El Defensor subrayó que “la trata de personas es una de las principales vulneraciones a los derechos humanos, porque no sólo reduce a la gente a situaciones de esclavitud sino que también, en los casos en que las mujeres son cooptadas por redes de prostitución, evidencia de la forma más cruel la estructura de sometimiento de las mujeres a lo largo de la historia”.
“Hoy, como lo hicimos hace diez meses cuando comenzó el juicio, reiteramos nuestro respaldo Susana Trimarco, un ejemplo de lucha y dignidad”, concluyó el Defensor.