Se harán controles de alcoholemia en el ingreso a boliches

El gobierno provincial instrumentará una experiencia piloto de control de alcoholemia en el ingreso de boliches, aplicando derecho de admisión para quienes superen los niveles de alcohol en sangre permitidos, en sintonía con las acciones dispuestas por el gobernador Daniel Scioli para velar por la salud de los menores de 18 años y profundizar las medidas de control de la nocturnidad.

Se trata de una iniciativa acordada entre el ministerio de Salud provincial, vía la subsecretaría de Adicciones, y la Asociación Empresaria Hotelera Gastronómica y de la industria del Turismo (ASEN), y se comenzará a aplicar en modo experimental.

El ministro de Salud, Alejandro Collia, brindó detalles de la experiencia a Scioli, en el marco de una reunión que mantuvieron hoy con agenda focalizada en la nocturnidad.

“La idea es instalar en la puerta de los boliches un sistema similar al de los aeropuertos. El joven llega, aprieta un botón y si se prende luz verde, podrá ingresar y de ser roja, se le hará el test. Queremos enfocar en los alcances de la conocida como previa y evitar violencia en los locales”, relató Collia.

El ministro explicó que esta medida forma parte de la campaña que lleva adelante la el gobierno provincial “para cuidar la salud de los jóvenes y evitar la violencia, poniendo límites a la ingesta de alcohol y haciendo cumplir la ley de nocturnidad vigente”.

“En las proximidades de los boliches habrá un soporte sanitario en caso de ser necesario”, apuntó.

La campaña también incluye acciones conjuntas con la Fundación  Proyecto Padres, como el Congreso para Padres que se realizará en Mar del Plata durante la primera semana de enero y las recorridas preparatorias por distintos municipios de la Costa y el interior de la Provincia durante diciembre.

Por lo demás, se intensificarán las acciones de control en boliches, bares, comercios y fiestas privadas. Desde enero hasta octubre de este año,  la provincia de Buenos Aires, a través del ministerio de Salud, inspeccionó más de 10.000 bares y boliches en los 135 distritos bonaerenses, de los cuales clausuró el 10 por ciento por no cumplir con la ley de nocturnidad. 

En los diez meses que van desde enero hasta noviembre, los inspectores del REBA detectaron que el 20 por ciento de los locales inspeccionados presentaba algún tipo de infracción o había sido dado de baja sin avisar; y el 10 por ciento fue clausurado. Unos 340 comercios fueron eliminados del registro por no funcionar más.

“Entre los comercios clausurados el 75 por ciento lo fue por no contar con licencia para vender alcohol”, informó Collia y recordó que “los boliches, bares o cualquier comercio que expenda alcohol deben estar registrados en el REBA y cumplir con todas las normativas de la ley de nocturnidad y de venta de alcohol”, como lo son las leyes 14.050 y 11.748.

En tanto que un 4,5 por ciento fue clausurado por la presencia y consumo de alcohol de menores en el local durante el momento de la inspección. Un 8,8 por ciento por la falta de medidas de seguridad adecuadas; un 5,5 por ciento por continuar con expendio de alcohol fuera del horario permitido (deben cerrar las barras a las 4.30); un 5 por ciento por no estar inscripto en el Registro de Actividades Nocturnas (RAM); y otro 9 por ciento por diversas causas como venta de envase superior de 350 milímetros o no respetar el horario de ingreso (hasta las 2 de la mañana).

Además, a través del REBA se realizaron más de 10.000 controles de alcoholemia en rutas y avenidas de ciudades y pueblos. El 86 por ciento de los conductores pasaron bien el control. Pero el restante 14 por ciento había ingerido alcohol antes de conducir, de los cuales más del 6 por ciento fueron punitivas: es decir que se detectó 0,5 gramos o más de alcohol por litro de sangre, por lo que se les prohibió a estos conductores seguir manejando