En 9 de Julio se puso en marcha un programa ” Familias de Acogimiento”

Compartir

Se realiza a través de la Subsecretaria de Niñez, Adolescencia y Familia

A través de “Familias de Acogimiento” se trata de dar respuesta a niños con necesidades. El sistema fue puesto en marcho a través de la Comuna nuevejuliense.

Un grupo nutrido de profesionales lo coordinan con el fin de lograr una carga afectiva para aquellos niños o jóvenes que tienen vulnerados sus derecho y sus familias no pueden dar una respuesta.

La convocatoria es para darle impulso a un programa denominado Acogimiento Familiar que está iniciado desde la Subsecretaria. Podemos decir que las familias de Acogimiento es la alternativa a la otra práctica de alojar niños que es la institucionalización y la tendencia hoy es desarticular de alguna manera la institucionalización, ya que se ha visto que no dio resultado porque los chicos no lograban vincularse con la sociedad e incluso con las familias de origen, por lo que la tendencia es que esos chicos sean alojados en familias; pueden ser Extensas (aquellos familiares vinculados por sangre se hagan cargo) o Ajenas (aquellas familias que sin tener el vinculo sanguíneo de afinidad se pueden hacer cargo)”.

Esa es la idea de lo que es una familia de acogimiento, destacó el Subsecretario de Niñez, Adolescencia y Familia, Dr. Luis Beraza, agregando que las familias sustitutas “son una variante de las familias de acogimiento”.

“Toda separación de un niño de un hogar es porque tiene amenazado o vulnerados sus derechos y la familia no puede dar respuesta. La familia de acogimiento existieron siempre, lo que pasa que existieron informalmente y hoy se pretende darle formalidad” resaltó.

Por su parte, la Secretaria de Desarrollo Comunitario, Prof. Zulema Porta, explicó que “plantear este programa es ir de la mano con la nueva ley, con el nuevo modelo que se instala en el país. Todo ser humano para desarrollarse necesita ser mirado por otra persona, la mirada de un otro, sobre todo cuando esa mirada lleva una carga interesante de amor, aun en la puesta de límites que a veces hay muchas dudas, si el límite es amor o no es amor, ayudaría a muchos niños de 9 de Julio a desarrollarse como personas y a transitar una vida con menos conflictos y menos situaciones de vulnerabilidad y también para la sociedad. Sería interesante contar con una actitud hacia los niños, de contención, para que los jóvenes transiten una vida con carga afectiva desde lo vincular, donde sepan que son valorados, aceptados, queridos y protegidos por quienes están ejerciendo el papel de madre o padre que puede no ser su familia biológica. Con toda esta estructura formada desde la Subsecretaría de Niñez, Adolescencia y Familia, con todos los profesionales con que se cuenta para sostener una familia que decide incorporar a su núcleo familiar a alguien que no es del lazo biológico, que puedan instalar vínculos tal cuales como si fueran los biológicos”.

Valeria Gómez, Coordinadora del área de programa del Servicio Local, y quien tiene a cargo la coordinación de este programa -por otro lado-, manifestó que “este acogimiento es brindarle a los niños una alternativa a la institucionalización cuando tienen que estar separados de sus familias de origen y crecer en una familia mientras dure la separación de su familia de origen, en un ámbito familiar que no sea la institución, lo que le permite seguir con su rutina de ir al colegio, tener sus actividades, que por ahí en la institución se ve mas acotada, y sobre todo recibir el cariño y el amor de una familia, acompañarlo en el trayecto de su vida como si fuera la familia biológica, sin perder el vínculo con su familia de origen, hermanos”.

Tenemos familias que están en esta situación de ser acogedora y le queremos dar un marco de apoyo desde la Subsecretaría a las familias que ya pertenecen al programa y tenemos abierto el Registro Permanente de familias que pueden anotarse en la oficina en calle H. Yrigoyen 632 (de 8 a 14 hs) o al 428478 ó 428043”.

Por último, Gisela Cabrera, Lic. en Psicología, explicó cómo son los pasos cuando se acerca una familia y detalló que “básicamente tenemos una entrevista con ellos, se conoce el chico, se lo evalúa para saber cuál es el chico que pueda acoger la familia y luego se empiezan con reuniones semanales, grupales con las demás familias que están funcionando como familia de acogimiento y también reuniones individuales. La idea es acompañar y apoyar a estas familias en las dificultades que van surgiendo en el día a día o cualquier organización respecto a visitas supervisadas, entre otras cosas”.

Respecto a las reuniones con las familias de acogimiento, Cabrera indicó que “las que son grupales son una vez por mes y las que son individuales una vez por semana, se va evaluando según las necesidades de cada familia. En las grupales buscamos socializar las dificultades o dudas que tengan y se tratan temas específicos como puede ser: puesta de límites, como manejo de determinada situación que por ahí es común al resto de las familias, y las entrevistas individuales son para hablar sobre el caso especifico y dificultad o logro que puedan tener y la familia quiere compartir en el programa. Todo esto con el fin de enriquecer con las experiencias de vida y con lo que le podemos aportar desde el equipo técnico”.

Por otra parte se expuso que también hay una propuesta de padrinazgos para personas que quieran apoyar a un niño, pero que no pueda acogerlo en su familia.