Se agrava el conflicto entre la Municipalidad nuevejuliense y UPCN

Compartir

La Comuna no reconoce que el reclamo se hizo con conocimiento de las propias autoridades y se cortó el diálogo

Ante las suspensiones de 8 Inspectores de Tránsito y la intervención de los delegados de la Unión del personal Civil de la Nación – UPCN – , lejos de encausarse el conflicto,  la relación entre las autoridades y el gremio, se agrava a cada paso que se da.

Las medidas de fuerzas surgieron con una carta redactada de puño y letra por los mismos reclamantes con fecha 26 de Julio de 2012, señalando la quita de colaboración. Dicha nota fue avalada por el Delegado Gremial, integrante del cuerpo de Inspectores Marcelo Casabella, a la máxima conducción de UPCN y recibidos ese mismo día, por Griselda Arce en nombre de UPCN, y Carlos Agratti, en nombre del Gobierno como responsable del Área.

Esa carta fue escrita por la Inspectora Stella Maris Mastronardi, pero redactada por el grupo firmante. Esa es la causa por la cual la empleada municipal, “cayera en desgracia”. Escribió lo que todos dictaban.

Este episodio no es el que dio origen a la situación vigente.

Desde el Gobierno mencionan que el reclamo de los Inspectores no se hizo respetando los pasos para tal fin, y que se debía haber ido en conciliación a la Secretaría de Trabajo.  Desde el gremio señalan que el camino fue el correcto, ya que intervino un Delegado Gremial – Marcelo Casabella – y la presencia del organismo laboral es una instancia no necesaria en el inicio del reclamo.

El antecedente tiene largos meses. Con fecha 1 de diciembre del año pasado, con la firma de la totalidad del Cuerpo de Inspectores se eleva una nota de pedido de un dinero adicional por el trabajo y la recategorización, ya que en las planillas son meros agentes administrativos de la Municipalidad.  La misma con nota de estilo – previa recepción de Carlos Agrati – se le envía al Secretario Walter Fons, ese mismo día.  En aquel entonces no se trató la cuestión. Marcelo Gago, Secretario de Gobierno en la oportunidad, les hizo ver la proximidad de la re-asunción del Intendente y los preparativos de protocolo para el acontecimiento institucional. Lo cierto es que la problemática se dilató. Ante los intentos de conversar que hacían los reclamantes, siempre tuvieron evasivas y dilaciones. Fue entonces cuando en julio último comenzó el conflicto que hoy está en efervescencia.

Pasado varios meses, los legajos de los reclamantes de buena conducta y concepto, pasaron a ser de observaciones diarias. En el interím, la intervención de UPCN, dio la sensación que se habían encausado los reclamos hasta que la Inspectora – Mastronardi – quien puso su puño y letra pero no fue la autora intelectual de la nota, recibió el Decreto de despido. La noticia dada por Cadena Nueve y la presencia de UPCN, hizo retrotraer el despido. Con la misma fecha, después de varios días, se dictó el Decreto que dejaba sin efecto la medida extrema. La Inspectora otra vez en su cargo. Todo una desprolijidad.

A ello se sumó que, el último viernes  de septiembre, 8 Inspectores recibieron telegramas de suspensiones.   Ayer, mientras se cumplían las mismas, comenzaron las negociaciones las que están en una situación más compleja.

La administración Battistella como medida de flexibilizar, les ha mencionado que los días de suspensión serán abonados dando por terminado el tema. El argumento, es que no se quieren mostrar más desprolijidades ante la opinión pública de una problemática donde la población ha comenzado  a tomar partido por los más débiles – los Inspectores Comunales – . Esto afecta a la imagen del Intendente y no quiere que el 22 % de credibilidad que tiene  – encuesta PRO – siga decayendo.

Los municipales no aceptan esa solución ya que entienden que no solo ellos pierden fuerza, sino credibilidad el mismo gremio – UPCN- al que están empecinados desde el Gobierno, en dejarlo mal parado.  Todos los “cañones” apuntan a Gago.

Es más, conforme supo Cadena Nueve, el Jefe de Gabinete se reunió en el Salón de las Américas cierto día a la noche con todo el sector del conflicto. Les propuso un acuerdo y un pacto de silencio. Lo allí conversado no debía ser conocido por nadie. Incluida la propia familia de los trabajadores.

Ese encuentro se llevó a acabo el día 3 de agosto pasada  las 21 hs.  Los temas tratados  estuvieron referidos a cuestiones de índole interna y operativa. Hubo quejas con relación al Móvil Nº 1 del sector que es utilizado por – Raúl González (coordinador) – Deolinda Reinoso y Lucas Frías – ya que se movilizaría en tareas muy ajenas al servicio y “non santas” en el traslado de cierto tipo de mercaderías.

Además se pidio que no se difame más a nadie y especialmente a las mujeres, (se ha llegado a decir sin prueba alguna de un acto de amor dentro de un móvil entre dos integrantes de ese grupo). Que cesen la discriminación, maltrato y amenazas.

También que los informes de los agentes puedan ser leídos por ellos mismo para los descargos. Que los Inspectores trabajen en pareja, para evitar agresiones de los posibles infractores.  Que en los operativos el Movil 1 esté disponible – sobre el rol de dicha unidad de trabajo se reiteró en varios pasajes de la conversación “secreta” …. y se pidió que quede al servicio de las tareas, sobre todo nocturnas.

A ello se agregó habilitar las motos 1, 2 y 3 , reparándolas y que los handys comprado por Marianela López  (entonces  Secretaria de Gobierno) funcionen ya que ninguno sirve para la comunicación. No andan.

Ese acuerdo se plasmó en una nota dirigida al Intendente Walter Battistella y al Jefe de Gabinete, convocante de la reunión. La misma tiene 11 firmas, redactada en dos hojas. Entre ellas la del propio Marcelo Gago.

Como puede observarse el conflicto cada día toma más temperatura, y no precisamente por la llegada de la primavera. En la reunión de hoy no fue posible acuerdo alguno. Mientras el Secretario de Gobierno, Ignacio Palacios y el Asesor Letrado, Alejandro Casas aconsejan buscar el camino del entendimiento, el Jefe de Gabinete, Marcelo Gago, no acepta esa postura. Ahora hay que esperar los próximos acontecimientos. UPCN reclamará, seguramente, en el Ministerio (Secretaría) de Trabajo y  se irá desde un quite de colaboración hasta paros por tiempo indeterminado.