Fracasó la negociación en Trabajo y sigue tomada la sede de Educación

La directora de Educación bonaerense, Nora De Lucía, y representantes de los gremios que mantienen tomada la sede de esa cartera desde el martes en protesta por el recorte de horas extras y viáticos se reunieron ayer en el ministerio de Trabajo para buscar una salida al conflicto. Fue el tercer encuentro en lo que va de la semana y, otra vez, no hubo acuerdo. Así, la toma continuará hoy y el domingo. Acerca de los rumores que corrieron sobre un posible desalojo compulsivo, la ministra fue tajante: “No estamos pensando en eso. Vamos a insistir por la vía del diálogo”.

Tras la reunión, que comenzó a las 17,30 y se extendió durante una hora y media, Nora De Lucía dijo a este diario que “nos encontramos en un organismo neutral para insistir en el camino del diálogo como pide la Justicia y como quiere el Gobierno”, y resaltó que continuarán con esa postura “hasta llegar a un consenso”.

Consultada sobre qué posibilidad existe de destrabar la situación teniendo en cuenta que en todas las reuniones las partes se mantuvieron firmes en su posición, De Lucía resaltó que “estamos abiertos a todas las posibilidades. De hecho, continuaremos trabajando el fin de semana, durante el cual mantendremos los teléfonos abiertos”, aseveró.

“TENEMOS UN CUPO”

Sobre el recorte que denuncian los trabajadores, explicó que “en realidad nosotros tenemos un cupo presupuestario mensual de horas extras, y lo que les ofrecemos es trabajar en conjunto para encontrar un esquema equilibrado de distribución, porque hay empleados que cobran cero peso y otros tres mil”, ejemplificó.

“En ese marco estamos abiertos a debatir todas las alternativas posibles, siempre dentro de nuestras posibilidades. Pero con posiciones intransigentes es muy difícil avanzar”, apuntó la titular de Educación.

Luego se refirió a las consecuencias que la toma puede tener en el tiempo. “Hay 4.700.000 chicos que dependen de esta situación, y si continúan todos los sistemas caídos no se pueden hacer las cargas y las transferencias (de partidas) a los servicios educativos. Todos tendrían que entender esto”, realzó la directora general del área educativa de la Provincia.

Asimismo señaló que en la reunión le recordó a los representantes de los trabajadores que “el Poder Judicial nos pide que se desaloje el edificio y se asegure el ingreso y egreso pacífico de las personas, para que cada uno ocupe su lugar de trabajo, como corresponde. Propiciamos una situación de tregua, de paz; la sociedad nos demanda responsabilidad”, insistió.

En cuanto a qué pasará el lunes si la situación se mantiene tal cual, De Lucía remató: “Falta mucho para el lunes. Continuaremos trabajando y mantendremos los teléfonos abiertos durante todo el fin de semana”.

Del encuentro de ayer participaron, además de De Lucía, el subsecretario administrativo Walter Carbone, la subsecretaria de Gestión Educativa, Nora Estrada, el director provincial de Negociación Colectiva, Daniel Montes de Oca, y, en representación de la cartera laboral, el subsecretario de Negociaciones Colectivas, Carlos Di Paolo.

LA POSICION GREMIAL

Por el lado gremial, el secretario de organización de ATE, Alberto González, dijo a este medio que “nos plantearon que desalojáramos el edificio, pero la asamblea ha ratificado la permanencia”.

Las posturas fueron las mismas que en las dos reuniones anteriores. “Ellos dijeron que el recorte se aplicará desde este mes (por septiembre) y que no tienen forma de volver atrás”, y confirmó que “la propuesta (de las autoridades) es trabajar en una mesa técnica para redistribuir la partida de horas extras”.

Pero los dirigentes mantuvieron su posición, consistente en “retrotraer el recorte y luego sí armar una mesa de discusión para adecuar los recursos”.

“También planteamos avanzar en la equiparación (a igual trabajo igual remuneración) y en el blanqueo de las horas extras, que se pagan en negro”, indicó González. Y añadió que “les aclaramos que siempre estamos dispuestos al diálogo, pero a la vez les advertimos que hacíamos responsables a la Gobernación y a la cartera educativa por un eventual desalojo con represión”.

Según el dirigente, “De Lucía reconoció por primera vez que se está ejecutando un recorte en el marco del ajuste”.

 

Fuente: El Día (La Plata)