Es el «Día Mundial del Alzheimer»

En todo el mundo, hoy se dedica a la lucha contra la enfermedad de Alzheimer, que afecta en general a los adultos mayores.

En el Día Mundial del Alzheimer, se recuerda que es una enfermedad a la que, si bien hasta el momento la ciencia no le encontró una cura definitiva, ya existen tratamientos para mejorar la calidad de vida de los pacientes y hacer que su día a día sea más llevadero.

“Es una enfermedad neurodegenerativa que afecta al cerebro y que determina la aparición de pérdida de memoria, que progresa hacia un deterioro cognitivo y se da en la tercera edad”, indica, y agrega “en realidad, podría decirse que es una enfermedad ’edad dependiente’ cuya frecuencia es del 2 por ciento a los 60 años y del 40 % a los 80. El Alzheimer aumenta con la edad, por lo que, si aumenta la expectativa de vida como lo viene haciendo en estos años, cada vez será mayor”, adelantó a Cadena Nueve, la especialista en Neurología Noemí Tinetti.

El Día Mundial del Alzheimer (enfermedad descubierta por Alois Alzheimer en 1901), se estableció por iniciativa conjunta de la Organización Mundial de la Salud y de la Federación Internacional, con el propósito de dar a conocer la enfermedad y difundir información al respecto, solicitando el apoyo y la solidaridad de la población en general, instituciones y organismos oficiales.

Suele decirse que esta enfermedad afecta sólo a personas de la tercera edad. Sin embargo, la Dra. Tinetti comentó que “hay pacientes de 40 años con Alzheimer, aunque son extremadamente raros y corresponde a los que son formas familiares de herencia autosómica dominante, que son la menor cantidad de pacientes. La mayor cantidad de pacientes está por encima de los 60 años.

Consultado sobre cuáles son los síntomas del Alzheimer, el facultativo explicó que “lo primero que aparece es la pérdida de memoria. En el caso del envejecimiento, hay un olvido normal, y uno tiene que diferenciar lo que es el olvido normal del olvido patológico, que hace que tengamos que consultar al médico. La diferencia es que en el patológico, la persona se olvida de toda la situación y aquello que se olvida después no es capaz de recordarlo. Se acompaña, además, de reiteraciones de comentarios, preguntas, episodios de desorientación. En estos casos es necesario consultar con un médico”, agregó la profesional.

En cuanto a los tratamientos a realizar, Tinetti señaló que “hay drogas que van dirigidas a sintomatología de la enfermedad; no hay tratamientos de las causas, porque aún no se concocen. Sí existe la estimulación cognitiva, lo que tiene que ver con mantener actividad física, social e intelectual en forma sostenida y regular. Eso ayuda al paciente a que la enfermedad vaya más lenta y se le da una mayor calidad de vida”. Por último, la especialista hizo hincapié en el entorno familiar. “Es importante tener en cuenta el familiar del paciente, porque es una enfermedad que genera sobrecarga sobre la persona que acompaña. Entonces, uno tiene que trabajar sobre el paciente pero tiene que proteger también al familiar”.