Hace 121 años Juan Vucetich descubrió el sistema dactiloscópico

Compartir

Al recordarlo Ricardo Casal destacó el trabajo de la Policía Científica

Hace 121 años se puso en vigencia el sistema dactiloscópico que desde argentina se hizo universal.

En un acto en La Plata, el Ministro Ricardo Casal destacó el hecho histórico al tiempo que resaltó la labor de la Policía Científica.

“Hoy la ciudadanía exige más seguridad y más justicia, y cuando pide más justicia, está requiriendo certezas”, refirió el ministro de Justicia y Seguridad Ricardo Casal, tras encabezar el acto conmemorativo por el 121 Aniversario de la Creación del Sistema Dactiloscópico Argentino, y de la creación de la Dirección de Antecedentes.

En ese marco, reconoció el trabajo de la Policía Científica y de “todas las áreas que sirven permanentemente de auxiliares a la Justicia en la determinación de certezas”, y añadió que “cuando existe documentación o una prueba científica, para la justicia es mucho más fácil resolver la situación”.

La Dirección de Antecedentes realiza un promedio de 1300 trámites diarios, y según explicó el ministro “el nudo mas fuerte sobre el cual se responde es el requerimiento judicial”.

En este sentido, expresó su “satisfacción por poder contar dentro del ministerio de Justicia y Seguridad con una oficina con personal tan comprometido, dedicado, y fundamentalmente con tanta aplicación de la ciencia” y entregó certificados y reconocimientos a agentes destacados.

El acto recuerda la destacada labor del oficial de policía de la provincia de Buenos Aires Juan Vucetich, quien desde 1891 comenzó a clasificar las diez impresiones dactilares con fines de investigación policial y científica.

Nacido el 20 de julio 1858 en la  isla de Hvar – en italiano, Lesina – en el archipiélago de Dalmacia  (entonces parte del Imperio austrohúngaro, actual Croacia)  como Iván Vučetić  y  se estableció en Argentina, en 1882, a la edad de 23 años. Ya nacionalizado argentino con el nombre de Juan Vucetich, ingresó en 1888 al departamento central de la Policía bonaerense en La Plata . Inicialmente empleado en la contaduría con el grado de meritorio, un año y medio después fue designado jefe de la Oficina de Estadísticas. Después creó la Oficina de Identificación Antropométrica y posteriormente el Centro de Dactiloscopía del que fue director.

El 1° de septiembre de 1891  Vucetich hizo las primeras fichas dactilares del mundo con las huellas de 23 procesados, y se estableció como Día Mundial de la Dactiloscopía. Luego de verificar el método con 645 reclusos de la cárcel de la capital de la provincia, 1894, la Policía  de Buenos Aires adoptó oficialmente su sistema. En 1905 sus sistema dactiloscópico  (inicialmente denominado “icnofalangometría”) fue incorporado por la Policía Federal de Argentina. En 1907  la  Academia de París informó públicamente que el método de identificación de personas desarrollado por Vucetich era el más exacto conocido en ese momento. En 1911, cuando se sancionó la Ley 8129 de enrolamiento militar y régimen electoral, se adoptó este sistema para la identificación de los varones argentinos mayores de 16 años.

En 1917, tras casarse con una estanciera se radicó en Dolores  donde —enfermo de cáncer  y tuberculosis—, falleció el  25 de enero de 1925. Honrando sus méritos, se bautizó con su nombre a la Escuela de Policía de la Provincia de Buenos Aires y al centro policial de estudios forenses de Zagreb -capital de Croacia, su país natal-.