Dirigentes y peronistas matearon en casa de Alicia Blanco

Compartir

Lo hicieron las mujeres homenajeadas el 7 pasado junto a Horacio Delgado y otros dirigentes

El presidente del Partido Justicialista de 9 de Julio, Dr. Horacio Delgado, junto a  integrantes dela Secretaría de la Mujer, pertenecientes ala Unidad Básica“Juan Domingo Perón”, compartieron una mateada con las mujeres homenajeadas el día 7 de Mayo. La reunión se llevó a cabo en el domicilio de Alicia Blanco junto a Marta Callegaro, Margarita Bellisio y Teresita Gagliano.El dirigente justicialista expresó: fue una tarde donde compartimos experiencias y escuchamos “historias de vidas que enseñan más que cien libros” sobre como debemos comportarnos los Peronistas.
Mujeres que “honran al peronismo”. A lo largo de la charla, mate y torta de por medio, contaron sus historias de lucha y resistencia que compartieron a lo largo de su vida junto a dirigentes que enorgullecen al partido justicialista y ala Unidad Básica“Juan Domingo Perón”; contaron momentos felices que muchos conocemos, y otros no tanto donde vivieron momentos feos, meses de amarguras, de mucho dolor, años duros de discriminación y persecución, malos tratos, injusticias, soportaron amenazas de todo tipo, suspenderlas, echarlas de su trabajo, por el solo hecho de ser peronistas y esposas de dirigentes y militantes del Partido Justicialista.

Nos contaron cosas terribles!,  que como mujeres tuvieron que soportar el avasallamiento a sus derechos a la privacidad, revisando sus cosas personales; y soportar convivir durante meses con militares armados instalados en su casa durante el día y la noche, como es el caso de la compañera Alicia Blanco, donde no pudo atender mas el teléfono fijo, “solo lo respondían y atendían ellos”; las llamadas a la puerta también; no podían salir si no las acompañaba un militar, para hacer algún tramite en la ciudad debían pedir permiso, tuvieron que convivir por la fuerza con un grupo de extraños y armados en su propia casa de calle San Juan.

Soportaron mentiras y difamaciones inventadas por parte de quien era Intendente y su séquito de entonces, intendente del proceso al que todos llamaban “Señor”. Cuanto!, cuanto para aprender tenemos los “Peronistas”; conocer esa parte de la vida de mujeres que se arriesgaban y nada lo cambiaban por prebendas; que supieron llevar con grandeza, altura, dignidad, y aún sabiendo todo lo que arriesgaban y podían perder: se paraban ante esas nefastas autoridades que interrogaban con malicia, y con un nudo en la garganta, pero la frente bien alta, mirando a sus ojos les decían: “Sr.,yo soy Peronista, y afiliada al partido Peronista…”

El miedo no las enmudeció, con dolor, con mucha amargura, pero también con dignidad y orgullo y sobre todo mucha firmeza y convicción se sentían peronistas y nunca lo ocultaron, ¡SON NUESTRO ORGULLO!