Se promueve en niños la formación de valores en la fe cristiana

Compartir

Se hace en la Parroquia Nuestra Señora de Fátima


Un movimiento  para formar a niños y adolescentes en la fe y con valores cristianos que van de 4 a 16 años, se ha formado  en la Iglesia Nuestra Señora de Fátima, frente a Plaza Italia, en 9 de julio.

Se ponen en marcha el próximo lunes 23 junto con actividades recreativas  donde el grupo  Infancia y Adolescencia Misionera (IAM) que funciona en la Parroquia Nuestra Señora de Fátima, en  Mendoza y Cardenal Pironio, todos los sábados de 15 a 17 horas llevarán adelante el desafío, ya que  niños ayudarán a niños.

Animan el grupo Mariela Castellano, Iris Miglierina, Virginia Sosa y Rosario Castellano, docentes y catequistas bajo la coordinación del padre Carlos Tibberi, cura párroco de la Iglesia Catedral.

A través de recursos didácticos y pedagógicos como títeres, canciones, plástica, juegos, los niños se inician en  un camino de amistad y crecimiento en la fe.

 La importancia de la propuesta está dada en que la Infancia y Adolescencia Misionera (IAM) es una de los cuatro Obras Misionales Pontificias que promueve la animación, formación, comunión y organización  misionera de los niños, adolescentes y sus educadores, para que cooperen en la evangelización universal. Esta obra estimula las vocaciones misioneras desde la niñez. El Papa y todo los obispos lo han asumido para toda la Iglesia. Fue fundado en Francia en 1843 por Monseñor Carlos Augusto Forbin Janson, con el fin “Que los niños ayuden a los niños”.

 Los objetivos centrales están en ayudar a quienes tienen la misión de educar, ya sean padres de familia, catequistas, docentes, etc.) a despertar progresivamente en los niños la conciencia misionera universal.

Promover la conciencia y el compromiso misionero  de los niños y adolescentes.

Dar apertura misionera a la educación cristiana.

Motivar a los niños y adolescentes a compartir su fe y los medios materiales con los niños y adolescentes de las regiones e iglesias más necesitados.

Promover las vacaciones misioneras.

 Para su desarrollo y desenvolvimiento se les ofrece tanto a los niños como a los adolescentes los servicios de animación, formación, comunión, organización y cooperación misionero. Esto es, un espacio donde los niños y adolescentes se organicen en grupos misioneros, reciban formación específica y presten servicios.