Ante la sequía Nación, Provincia y Municipios ayudarán a los necesitados

El ministro de Agricultura Ganadería y Pesca de la Nación, Norberto Yauhar, se reunió con su par de la provincia de Buenos Aires, Gustavo Arrieta, para tratar con especial atención las consecuencias de los efectos climáticos en algunas regiones del territorio bonaerense, con particular énfasis en el sudoeste de la provincia. “Con la provincia de Buenos Aires hemos acordado políticas comunes de trabajo” aseguró Yauhar y agregó “Hay un compromiso muy fuerte de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner para brindar soluciones concretas a las necesidades de los productores”.
El pedido de audiencia del ministro provincial surgió luego de reunirse con la Comisión Provincial de Emergencia Agropecuaria. De manera inmediata, Yauhar se mostró interesado en conocer los resultados de dicho encuentro y la visión de la provincia de Buenos Aires.
Ambos funcionarios acordaron un plan de trabajo articulado, entre la Nación, la Provincia y los municipios para llegar con las políticas públicas necesarias de la manera más eficiente posible y en el menor tiempo a los productores afectados. “Estamos pasando una situación que nos ocupa de una manera muy especial, pero más allá de ello debo destacar que hay una fuerte decisión de los gobiernos nacionales y provinciales de intervenir de manera resuelta para atenuar en la medida de lo posible el impacto de la sequía”, enfatizó Arrieta.
El ministro nacional se interiorizó especialmente en la ley provincial del sudoeste y en las políticas de la provincia en ese sentido para el presente ejercicio. Del intercambio de opiniones surgió el consenso necesario para decidir que el ministerio nacional y provincial llevarán adelante una fuerte intervención sobre la región más afectada por la sequía donde avanzarán con una secuencia de políticas complementarias a los efectos de aplicar de la mejor manera posible los recursos de ambos estados.
Por otro lado, también se avanzó en asegurar mucha presencia física de los ministerios en los lugares más afectados por el cambio climatológico potenciando las explotaciones alternativas como los programas porcinos y aviar; así como también en aquellas zonas donde sea posible desarrollar el programa ganadero, el de carnes sureñas, la explotación del olivo, entre otros.
Por último, se informó que en la próxima reunión se tratará la posibilidad de implementar un plan de riego e inversión para las zonas bajas.