Para el Justicialismo y el PRO fue un «bochorno» la ampliación del presupuesto