Sigue estos consejos para mantenerte en forma durante las vacaciones

Compartí esta noticia!

7b5ab8e4-4b66-483a-8a10-a873a68226d8 (1)

Aunque para muchas personas las vacaciones son sinónimo de descanso, lo cierto es que si están acostumbradas a hacer ejercicio durante el resto del año, no tienen por qué renunciar a esta práctica tan saludable. No obstante, pueden hacer una excepción y descansar unos días, siempre que cuiden su alimentación.

Por otro lado se encuentran aquellas personas que cometen excesos en la comida y en la bebida durante las vacaciones, y si además no realizan ningún ejercicio, no deben extrañarse si al regresar a casa han engordado unos cuantos kilos.

No cambies tus hábitos en vacaciones

Aquellas personas que durante todo el año comen sano y practican deporte, pueden seguir haciendo lo mismo en vacaciones para mantenerse en forma. A muchos esto les puede parecer algo ilógico, pero lo cierto es que hay mucha gente que lo hace.

También hay individuos que no realizan ningún tipo de ejercicio ni prestan atención a la dieta en los once meses restantes del año, por lo que cuando regresan de las vacaciones tras haber seguido un plan de descanso total y de excesos, ni siquiera quieren pesarse o ponerse ropa ajustada.

No es bueno ni un extremo ni otro, es decir, no hay que abandonarse durante las vacaciones ni obsesionarse demasiado con el aspecto físico, y es que se puede disfrutar del campo, de la playa y de la montaña sin que se produzcan grandes variaciones en el peso. Para ello solo hay que cuidar la alimentación y moverse un poco.

El “todo incluido”, el principal enemigo de la salud

El sistema de “todo incluido” se ha vuelto muy popular en los últimos años, ya que el individuo podrá comer y beber todo lo que quiera durante todo el día. Sin embargo, hay muchas personas que acaban atiborrándose con tal de aprovechar el dinero que han pagado, lo cual es un completo error.

Lo mejor es elegir alimentos sanos que ayuden a cuidarse. Por ejemplo, para el desayuno se puede optar por cereales, frutas o yogures desnatados. En el almuerzo y la cena es preferible comer pescado o verduras. Y si a media mañana o a media tarde se tiene hambre, es mejor consumir frutas o infusiones.